jueves, julio 23, 2015

Alfredo Le Pera / Arrabal amargo











[Tango, 1935]


Arrabal amargo,
metido en mi vida,
como la condena
de una maldición.
Tus sombras torturan
mis horas sin sueño,
tu noche se encierra
en mi corazón.
Con ella a mi lado
no vi tus tristezas,
tu barro y miserias,
ella era mi luz.
Y ahora, vencido,
arrastro mi alma,
clavao a tus calles
igual que a una cruz.

Rinconcito arrabalero,
con el toldo de estrellas
de tu patio que quiero.
Todo, todo se ilumina,
cuando ella vuelve a verte
y mis viejas madreselvas
están en flor para quererte.

Como una nube que pasa
mis ensueños se van,
se van, no vuelven más.

No digas a nadie
que ya no me quieres.
Si a mí me preguntan
diré que vendrás.
Y así cuando vuelvas,
mi alma, te juro,
los ojos extraños
no se asombrarán.
Verás cómo todo
te esperaba ansioso:
mi blanca casita
y el viejo rosal...
Y cómo de nuevo
alivia sus penas
vestido de fiesta
mi viejo arrabal.


Alfredo Le Pera (San Pablo, Brasil, 1900-Medellín, Colombia, 1935), Mi Buenos Aires querido, serie Cancionero, Torres Agüero Editor, Buenos Aires, 1977


1 comentario:

  1. Cuando hablamos de "arrabal amargo", ¿a qué nos estaríamos refiriendo concretamente? ¿A un grupo de pertenencia social? Y en ese caso, ¿estaría dentro o fuera del celular? Muchas gracias.

    ResponderEliminar