lunes, diciembre 02, 2013

Judith Filc / Dos poemas














Arpía

Inclinadas sobre el río,
ramas como brazos acarician el agua que acaricia las
hojas en su
vaivén.

Roza las raíces como nervaduras

serpientes

venas de azul oscuro en las manos de la
abuela

patas de pájaro anaranjadas
zarpeando la
tierra.


Baldío

Construyeron las montañas con la pulpa reblandecida de los
cimientos.

Los vidrios (el viento había arrancado de cuajo las ventanas),
convertidos a piedrazos en dragones de cinco
cabezas.

La puerta desgajada para el puente levadizo.

Con las chapas fabricaron la muralla. Con los marcos de las
ventanas
guerreros
agazapados esperando el
enemigo.


Judith Filc (Buenos Aires, 1962), inéditos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario