viernes, octubre 19, 2012

William Carlos Williams / Paterson, 7



Libro 1

Los delineamientos de los gigantes 

II

No hay dirección. ¿A dónde? No
puedo decirlo. No puedo decir
más que cómo. El cómo (el aullido) sólo
está a mi disposición (propuesta): observando—
más frío que una piedra .

un capullo siempre verde,
fuertemente enroscado, sobre el pavimento, perfecto
en líquido y sustancia pero divorciado, divorciado
de sus compañeros, caído bajo—

El divorcio es
el signo del conocimiento en nuestra época,
¡divorcio! ¡divorcio!

con el bramido del río
siempre en nuestros oídos (atrasos)
induciendo sueño y silencio, el bramido
del sueño eterno . . desafiando
nuestro despertar—

—deseo inexperto, irresponsable, inmaduro,
más frío al tacto que una piedra,
desprevenido —desafiando nuestro despertar:

Dos chicas a medio crecer exaltando la santa Pascua,
(una inversión de todo el exterior) entretejiendo
sobre sí mismas, desde abajo
del aire denso, espirales de densas transparencias
brotaron, separándolas,
aisladas de la luz: cabezas
desnudas, su cabello claro colgando—

Dos—
distintas entre las
aguas que caen de sus cabellos en el que nada se
funde—

dos, unidas por el instinto de ser la misma:
lazos, cortados de una pieza,
rosa cereza, sujetando sus cabellos: una—
una ramita de sauce arrancada de un arbusto
enano en flor, sin hojas, en su mano,
(¡o anguilas o una luna!)
lo sostiene, el ramillete recogido,
alto en el aire, el aire derramado,
acariciando la piel suave—

¿No son hermosas?

Por supuesto no soy un petirrojo ni un erudito,
ni Erasmo ni pájaro regresando al mismo
suelo año tras año. O si lo soy . .
el suelo ha sufrido
una leve transformación, su identidad alterada.

¡Indios!

¿Por qué hablar de ‘Yo’ siquiera, él sueña, lo
que me interesa poco y nada?

El tema
según se demuestra: dormido, no identificado—
todo de una pieza, solo
en un viento que no mueve a los demás—
de ese modo: un modo de pasar
una tarde de domingo mientras el arbusto verde se agita.

. . una masa de detalles
para interrelacionarse en nuevo suelo, con dificultad;
una asonancia, una homologación
apiladas en tres
uniendo las diferencias para clarificar
y condensar

el río, encrespado, pleno —¡como un arbusto se agita
y una grulla blanca volará
y se posará más tarde! Blanca, en
los llanos entre las flores azules
de los camalotes, en verano, verano! si es que viene
alguna vez, en agua poco profunda!

En el malecón un pequeño
cono compacto (enebro),
que tiembla frenético
en el vendaval indiferente: viril—permanece
enraizado allí .

Regresa el pensamiento: ¿Por qué no
imaginé belleza allí donde no existe
o no está disponible, desde que
me puse voluntariamente en el camino de la muerte?


Podrido como el aliento de una ballena: ¡aliento!

¡Aliento!


William Carlos Williams (Rutherford, 1883-1963), Paterson, New Directions, New York, 1963
Versión de Silvia Camerotto


The delineaments of the giants (7)
II. There is no direction. Whither? I /cannot say. I cannot say /more than how. The how (the howl) only /is at my disposal (proposal): watching— /colder than stone  . //a bud forever green, /tight-curled, upon the pavement, perfect /in juice and substance but divorced, divorced /from its fellows, fallen low— //Divorce is /the sign of knowledge in our time, /divorce! divorce! //with the roar of the river /forever in our ears (arrears) /inducing sleep and silence, the roar /of eternal sleep  .  .  challenging /our walking— //—unfledged desire, irresponsible, green, /colder to the hand than stone /unready—challenging our walking: //Two halfgrown girls hailing hallowed Easter, /(an inversion of all out-of-doors) weaving /about themselves, from under /the heavy air, whorls of thick translucencies /poured down, cleaving them away, /shut from the light: bare- /headed, their clear hair dangling— //Two— /disparate among the pouring /waters of their hair in which nothing is /molten— //two, bound by an instinct to be the same: /ribbons, cut from a piece,  /cerise pink, binding their hair: one— /a willow twig pulled from a low /leafless bush in full bud in her hand, /(or eels or a moon!) /holds it, the gathered spray,   /upright in the air, the pouring air, /strokes the soft fur— //Ain’t they beautiful! //Certainly I am not  a robin nor erudite, /No Erasmus nor bird that returns to the same /ground year by year. Or if I am  .  . /the ground has undergone /a subtle transformation, its identity altered. //Indians! //Why even speak of “I”, he dreams, which /interests me almost not at all? //The theme /is as it may prove: asleep, unrecognized— /all of a piece, alone /in a wind that does not  move the others— /in that way: a way to spend /a Sunday afternoon while the green bush shakes.  //.  .  a mass of detail /to interrelate on  a new ground, difficultly; /an assonance, a homologue //triple piled //pulling the disparate together to clarify /and compress //the river, curling, full—as a bush shake /and a white crane will fly /and settle later! White, in /the shallows among the blue-flowered /pickerel-weed, in summer, summer! if it should /ever come, in the shallow water! //On the embankment a short, /compact cone (juniper) /that trembles frantically /in the indifferent gale: male—stands /rooted there . //The thought returns: Why have I not /but for imagined beauty where there is none /or none available, long since /put myself deliberately in the way of death? //Stale as a whale’s breath: breath! //Breath!

Ilustración: Évocation d'ùne ile, 1870, Victor Hugo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario