domingo, enero 17, 2010

Emma Barrandéguy / Desencuentros


Paseo

Descalzo entró en mi cuarto,
llovía y estaba acostada.
Me levanté y salimos en el auto.
Él estaba triste, había llorado
por un desamor.
Él sabía, sin embargo, que yo soñaba
con un imposible amor
para mis años,
pero yo sabía también que a él
eso lo ponía contento.
Quería verme feliz y compartir algo conmigo.
Aunque fueran cinco días de dicha, decíamos.
Él lo había adivinado.
Y yo metía los pies en sus zapatos aplastados
mientras errábamos por Gualeguay bajo la lluvia.
Y el amigo y yo nos dábamos la mano,
solos y
acuñados por idénticos desencuentros.

28/05/02

Emma Barrandéguy (Gualeguay, 1914-2006), Poesías completas, Ediciones del Copista, Córdoba, Argentina, 2009

Foto: Barrandéguy Autores de Concordia


De Barrandéguy en este blog:
El cuerpo

4 comentarios:

  1. La fórmula parece la apropiada: a mayor sencillez, mayor intensidad.
    "acuñados...". Escrito con alma y cuerpo

    ResponderEliminar
  2. Una muy buena poeta. Hay por internet un reportaje que le hizo María Moreno, y que la muestra de cuerpo entero. Gracias, Irene

    ResponderEliminar
  3. Muy buena la entrevista. Sí, la muestra de cuerpo entero.
    "La televisión está hecha para no pensar", dice en un momento. Un placer leerla.

    ResponderEliminar
  4. Es una de las grandes poetas entrerrianas. Dueña de una voz única, jugó el juego de la sinceridad hasta las últimas consecuencias y desde la publicación de su novela "Habitaciones" se dedicó a hacer poesía con todos sus cuartos interiores. Justo ahora estoy escribiendo una reseña del libro compilado por Irene Weiss. Una de sus grandes virtudes es que permite al lector conocer todos los materiales que estaban dispersos e inéditos y que conforman más de la mitad de la obra. Altamente recomendable. Si me permitís el atrevimiento, Jorge, aquí pueden leer una selección de toda su obra anterior:
    http://www.autoresdeconcordia.com.ar/barrandeguy_textos.htm
    Gracias, Jorge por publicarla, ya es hora de ubicar a Emma, al lado de Ortiz y Mastronardi o, al menos, en las inmediaciones.

    ResponderEliminar