sábado, agosto 06, 2016

Karel Šiktanc / El segundo día










Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar.
Llovía blanco y violeta.
Hasta diluirse todo lo que por doquier había.
Hambre. Y rabia. Y sangre.
Y huesos.

No respiraba. La cabeza en el regazo, la oía
respirar allí. Gemir allí. Rogar

allí. Acechar allí a alguien.
de quien un pelo quedaba, un indicio. Del que

queda piel de potro. La oía
arrodillarse, deslizarse, desnudarse

de las culpas y las mentiras y las promesas inútiles. Lo oía.
Como el río oye ahogarse a un pez –

Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar.
Llovía blanco y violeta.
Hasta diluirse todo lo que por doquier había.
Hambre. Y rabia. Y sangre.

No se movía. La cabeza en el regazo, se estremecía, tan
suave se movía. Lo besaba, suplicaba.

Por alguien le preguntaba, de quien
una cicatriz o de quien un lazo quedaba

un guante desparejado. Dulce se estremecía. Se rendía
en él se alzaba. Se inclinaba –los ganchos del pelo

en fuga por la boca. Qué dulce se estremecía. Como
un pez oye ahogarse el río–

Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar.
Llovía blanco y violeta.
Hasta diluirse todo lo que por doquier había.

Preso en ternura, de memoria volvía a caer de nuevo
en el cautiverio. Todo don. Todo en el puño.

Todo dedos en los dedos. Asustado por palabras.
Que lo enfría. Por el silencio asustado. Que

da frío. La vena azul en el pecho.
La vena azul en el cielo. Perdido.

Devuelto. Todavía. Todavía. Noche y día. Y
cuando acabe la lluvia, cuando acabe la caída en un lugar

por la espalda su infancia atrapa. De espaldas hacia la vía,
de la guía de los trenes arrancó las páginas.

Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar.
Llovía blanco y violeta.

Abierta como una rosa, se estremecía en todas
sus espinas. Toda herida. Todo olor. Toda

rosa que años ha tristemente en sí
se duele. Toda angustia. Que despierta,

que se encuentra una vez más sólo a sí misma. La vena azul
en el pecho. La vena azul

en el cielo. Muerta. Viva. ¿Y qué más? ¿Y qué
nos queda? Agua de lluvia. Te-que-mas.

Agua. Agua. Todo pena - - -
Sin pena - - -

Llovía.
Llovía. Llovía blanco.
Sin compasión. Sin pesar...

El corazón en un puño, vencido, volvía
una cabeza pesada aún en sueños al corazón

de mujer. Vigilaba todavía. Inquiría todavía.
Todavía sonreía. Reconciliado pues que nada

y nadie había que en un silencio de lágrimas y
risa -malignamente miraba desde

la pared desnuda-

Llovía.
Llovía. Blanco llovía.

El corazón en un puño, en vano dormía. En vano
en sí se apagaba. En ella había una llama detenida.

Conmovedora y astuta. Detenida. Y de una noche
violeta días pasados se le iban acercando.

Sus días pasados muertos. En brazos
secos seca leña -pisándole los talones

los lobos mismos-  Como vivos -

Llovía.
Llovía.

Karel Šiktanc (Hřebeč, República Checa, 1928), Adamar. Revista de creación, nº 40, España, 27 de abril de 2011
Traducción de Clara Janés
Envío de Jonio González


D e n d r u h ý

            Lilo.
            Lilo. Bíle lilo.
            Bez milosti. Bez lítosti.
            Liliově bíle lilo.
            Až se slilo, co kde bylo.
            Hlad. I hněv. I krev.
            I kosti.

Nedýchala. Hlavu v klíně, slyšela ho,
jak v ní dýchá. Jak v ní vzlyká. Jak

v ní prosí. Jak v ní číhá na kohosi,
po kom zůstal vlas či zmínka. Po kom

kůže hříbětinka. Slyšela ho. Jak v ní
kleká. Jak se smeká. Jak se svléká

z vin a lží a darmých slibů. Slyšela ho.
Jako řeka, která slyší tonout rybu---

            Lilo.
            Lilo. Bíle lilo.
            Bez milosti. Bez lítosti.
            Liliově bíle lilo.
            Až se slilo, co kde bylo.
            Hlad. I hněv. I krev.

Nehýbal se. Hlavu v klíně, trnul, jak
se hebce hýbá. Jak ho líbá. Jak ho

prosí. Jak se táže na kohosi, po kom 
zůstal šrám či smyčka. Po kom lichá

rukavička. Sladce trnul. Jak se vzdává.
Jak v něm vstává. Jak se shýbá – sponky

v ústech na útěku. Sladce trnul. Jako 
ryba, která slyší tonout řeku ---

            Lilo.
            Lilo. Bíle lilo.
            Bez milosti. Bez lítosti.
            Liliově bíle lilo.
            Až se slilo, co kde bylo.

Zajat něhou, po paměti padal znovu
do zajetí. Celý darem. Celý v hrsti.

Celý z prstů mezi prsty. Plašen slovy.
Že ji studí. Strašen tichem. Že ji

zebe. Modrá žilka prostřed hrudi.
Modrá žilka prostřed nebe. Ztracen.

Vrácen. Ještě. Ještě. Noc a den. A
v konci deště, v konci pádu kdesi

vzadu stih své dětství. Zády k trati,
dralo listy v jízdním řádu.

            Lilo.
            Lilo. Bíle lilo.
            Bez milosti. Bez lítosti.
            Liliově bíle lilo.

Zotvíraná jako růže, zatrnula všemi 
trny. Sama rána. Sama vůně. Sama

růže. co si létá sama v sobě smutně 
stůně. Sama úzkost. Že se vzbudí.

Že zas najde jenom sebe. Modrá žilka
prostřed hrudi. Modrá žilka prostřed

nebe. Mrtvá. Živá. A co ještě? A co
zbývá? Voda z deště. Při-ho-ří-vá.

Voda. Voda. Škoda všeho ---
Žádná škoda ---

            Lilo.
            Lilo. Bíle lilo.
            Bez milosti. Bez lítosti.

Srdce v hrdle, přemožený, přemožený, obracel se
těžkou hlavou ještě ve snu k srdci

ženy. Ještě hlídal. Ještě zvídal.
Ještě smál se. Usmířený, že už nic

a nikdo není, kdo by v tichu slz a
smíchů --- zle v ní hleděl z holé

stěny ---

            Lilo.
            Lilo. Bíle lilo.

Srdce v hrdle, marně spala. Marně
v sobě zhasínala. Stál v ní plamen.

Tklivý. Lstivý. Stál, a z noci
fialové táhli k němu dávní dnové.

Její dávní mrtví dnové. V suchých
loktech suché dříví --- Vlky

v patách --- Jako živí ---

            Lilo.
            Lilo.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario