martes, diciembre 29, 2015

Natalia Litvinova / Lienzo de la memoria










Las aguas perturbadas de la memoria
no se alisarán.
Todos los días me iré de mi niñez.
Regresaré sucia antes de que anochezca
y me sentaré a la mesa.
¿Viste si floreció el lino? preguntará mi padre.
Mi madre le ofrecerá té con descuido,
molesta por algo que desconoce
o desatenta con lo humano, como si se imaginara
danzando entre las hermanas flores.
El tiempo se mueve en ríos subterráneos
y las aguas turbulentas del recuerdo no descansan.
Esa madre servirá té para siempre,
ese padre se irá una y otra vez.
No levantaré la mirada para verlo,
lo reconstuiré como una ciega,
como las imágenes salpicadas
en los lienzos de Pollock.

Natalia Litvinova (Gómel, Bielorrusia, 1986; vive en la Argentina), Siguiente vitalidad, Audisea, Buenos Aires, 2015

Foto: Natalia Litvinova en FB




4 comentarios:

  1. Que hermoso poema! Cuan dulce y profundo su esencia!

    ResponderEliminar
  2. "Todos los días me iré de mi niñez". Muy bueno.

    ResponderEliminar
  3. Toda poesía que se publica acá es fr alto vuelo. Grandes poetas, conocidos u no tanto. La selección no puede ser más acertada. Gracias por compartir. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Adela Leonor Carabelli05 enero, 2016 10:02

    Todo lo que te marcó profundamente, en un poema....Qué bien creaste el clima....abrazo. Adela.

    ResponderEliminar