miércoles, diciembre 09, 2015

Soledad Castresana / Dos poemas










El vértigo

La noche ha construido un equilibrio simple. Cualquier mínimo
cambio en el ritmo del aire o de la sangre retumba en el orden
de las cosas.
Abro los ojos, cae una piedra.


No es un juego

Es como si cada pulso de la materia hubiera encontrado su sonido,
la cuerda única que vibra con la sombra del aire.
Es la madera que cruje, me decían cuando era hija. Pero ahora sé que
hay más entre el ruido y lo que escucho. Me aferro a este trance. Ya no
voy a dormir hasta encontrar las correspondencias.


Soledad Castresana (General Pico, Argentina, 1979)




Contra la locura,
El Ángel Editor,
Quito, 2015







Foto: Soledad Castresana en FB






No hay comentarios.:

Publicar un comentario