miércoles, junio 24, 2015

María Paula Alzugaray / Dos poemas











El ciego en el río
verano de 2011

                          “La lucidez es la herida más cercana al sol”. 
                                                                             René Char


Fuimos con mi hermana al río a que los chicos se bañen.
Me quedé embobada sobre el terraplén
oyendo gritar a un joven ciego
Tengan cuidado, vengan más para acá
que miraba hacia los ruidos de sus hermanos menores
peleándose con agua y riendo.

Tiresias era el lazarillo. El mediador sin vista.

Cerré los ojos y mastiqué los gajos de la mandarina
persiguiendo entrar en el olvido estético.
Anaranjadas chispas líquidas bebí
pretendiendo quitar transparencia a la situación.

(inédito)



Lidocaine for the soul

Aun en lo efímero hay permanencia
en pastos fugitivos, en ese perro …apuradamente felices.
El relato construye los lugares.

También el destino y el fracaso implican cierto esnobismo.

Este sentimiento de temporal crónico
de pisar botellas rotas
sin encontrar narcótico que despeje el trasnoche.


Y ahora que la casa está limpia y ordenada;
¿deberé hacer algo por esto,
qué debería pensar?

Ansiamos como las guindas
el derecho a la claridad.
Pero nada arde.

de Abat-jour Antología poético-nocturna, Gatogrillè Ediciones, Rosario, 2014


María Paula Alzugaray (Rosario, Argentina, 1974)

Foto: María Paula Alzugaray en FB




2 comentarios:

  1. Dice: "¿deberé hacer algo por esto,/ qué bebería pensar?" ¿Bebería o debería?, ¿está bien tipeado? Saludos. Y gracias, siempre.

    ResponderEliminar