martes, junio 03, 2014

Charles Simic / Carnicería










A veces, caminando tarde por la noche
me detengo frente a una carnicería cerrada.
Hay una sola luz en el local
como la luz con que el convicto cava su túnel.

Un mandil cuelga de un gancho:
la mancha de sangre en él forma un mapa
del gran continente de sangre,
los grandes ríos y océanos de sangre.

Hay cuchillos que brillan como altares
en una iglesia a oscuras
a la que llevan a los inválidos y a los imbéciles
para curarlos.

Hay un bloque de madera donde se rompen los huesos,
raspado hasta dejarlo limpio: un río disecado hasta su lecho
donde me alimentan,
donde en lo profundo de la noche oigo una voz.

Charles Simic (Belgrado, 1938, radicado en los Estados Unidos), What the Grass Says: Poems, Kayak Press, San Francisco, 1967
Versión de Jonio González


Butcher Shop

Sometimes walking late at night
I stop before a closed butcher shop.
There is a single light in the store
Like the light in which the convict digs his tunnel.

An apron hangs on the hook:
The blood on it smeared into a map
Of the great continents of blood,
The great rivers and oceans of blood.

There are knives that glitter like altars
In a dark church
Where they bring the cripple and the imbecile
To be healed.

There's wooden block where bones are broken,
Scraped clean--a river dried to its bed
Where I am fed,
Where deep in the night I hear a voice.

1 comentario:

  1. A su modo, el poeta hace también una paráfrasis del "Padre nuestro". Pessoa dirá: "Padre nuestro que estás en la Tabaquería", Simic: "Padre nuestro que estás en la Carnicería", o en "Hoteles de Insomnio", o en mis "Zapatos viejos", Júdice: "Padre nuestro que estás al fondo de una iglesia, oscura, apagada". Con su rezo el poeta espera que el mundo siga su curso ciego.

    ResponderEliminar