lunes, febrero 25, 2013

Verónica Volkow / Dos poemas




de Litoral de tinta [1979]


El adolescente

¿La belleza en su extremo está vedada?
¿Estás vedado tú,
en tu juventud expuesta en absoluta impudicia
como un tigre monstruoso
ajeno a cualquier pacto?
         En tu cuerpo
no se mezclan todavía el niño y el adulto
como el mar y la roca, indisolubles y ajenos.
Y la sombra del bozo y la lujuria
son orquídeas parásitas en tu sonrisa de niño.
¡Cuánta desmesura!
¡Cuánta implacable ceguera en tanto orgullo!
Qué tentación de ver el brillo
aunque fuera al azar, en un instante,
de la caricia en el filo del desprecio.
Pero tus manos son de fuerza y de invisible
impotencia
y una sentencia secreta,
que el tiempo prepara,
nos iguala.
¡Qué oscura belleza hacia sí misma!
¡Qué oscura a la muerte paulatina que la doma!



de Oro del viento [2003]


Arcano 12. El colgado

Inverso, suspendido
como hundido en un espejo, el colgado
es quizá una sombra
de alguna posibilidad más real.
Pisa el aire y no avanza,
acaso vuela o titubea
como hojas en suspenso,
golpea sus propios muros como péndulo,
fuera del tiempo
                      extraviado.

Fruto es pendiente de otro mundo
o tal vez va en la nada,
el colgado,
allá en otro lado del espejo.
Por lo inasible ahogado.
Es náufraga su voluntad sin tierra.
¿El viento que lo mueve
es una música en que danza
o es ya viendo el que danza
y con los astros gira y se detiene?
¿A quién su cuerpo suelto
en su obediencia escucha?
El mundo se interrumpe en el espejo,
y del otro lado es el mar
sin ser que nos enfrentan los reflejos.
¿Es ya un vértigo el canto de sirena,
su caída también un vuelo
en un mundo al revés?
A lo desconocido se va así,
                                  perdido.



Verónica Volkow (Ciudad de México, 1955), 359 Delicados (con filtro). Antología de la poesía actual de México, selección de Pedro Serrano y Carlos López Beltrán, Lom, Santiago de Chile, 2012



Foto: Verónica Volkow en Shearsman Books

No hay comentarios.:

Publicar un comentario