domingo, febrero 10, 2013

Arnaldo Calveyra / De "Diario del fumigador de guardia", 2




La rata lazarilla

A mi lado, que es el este, hay un hombre que es el este, está
mirando, tiene la cara inclinada, acaso espera de ese lado, acaso
sólo saber esperar de ese lado, de todos modos espera de ese lado.

En algunos rincones del muelle crecen abandonados los yuyos, los
yuyos que no se dan con nadie, no se apasionan por casi nada.
Aunque tal vez no lo sepa, el hombre de la cara inclinada, de
alguna manera está dedicado a ese pastizal hirsuto.

El ciego de la rata pasa con una cuerda de pescar objetos, el
ciego es el sur.

La rata que lo acompaña se le apersonó una vez y se quedó a
vivir con él para siempre.



Trabajos que cumplir:

fotografía al desconocido que avanza a tientas por el muelle, es
tu pensamiento;

entrar de nuevo en las cabinas de la derecha, las moscas siguen
golpeándose enloquecidas contra los vidrios, vivas. Abrir los
ojos de buey clausurados con papel de diario engomado, no mirar
lo que no está, lo que no entró contigo;

ir con la medida de aquel patio que sabes a ese lugar desconocido

"El agua se dio la muerte" (de los diarios).



Canción del fumigador de guardia

Años de ningún poema.

Para mí la línea tachada del verso,
arcoiris en blanco y negro de las comas,
la plaza castellana de la palabra,
solitaria plaza.

Para otros las veredas que se alargan
a medida que las veredas del cielo se despliegan,
vamos entrando en el Decanato de la Rata
y de nuestro oscuro origen
subsistirán algunos nombres
empotrados en los muros.

¿Y dónde quedó el paisaje
que la mañana vuelve sin tan siquiera un árbol?

Lo que usted está mirando
es una bandera amarilla.

Para mí la línea frágil del verso,
la alegría oscilante de la página.

Aquí empieza mi canción.

Arnaldo Calveyra (Mansilla, Entre Ríos, 1929-París, 2015), "Diario del fumigador de guardia", Obra reunida, Adriana Hidalgo Editora, Buenos Aires, 2008


Ilustración: Men of the Docks, 1912, George Bellows

2 comentarios:

  1. De los más bellos libros de poesía jamás escritos,"Diario del fumigador de guardia".
    Una lengua otra; una ficción otra que danza con el cuerpo de la mente; un patio de provincias, el estuario del Plata, Luxemburgo, una rata entre decenas de miles,Martín Fierro, Caronte en su fase "marinero inmigrante", recapitulemos, recapitulemos para saber(hacer.

    ResponderEliminar
  2. Poesía, la de Calveyra en "Diario del Fumigador..." que es intensidad que actúa al modo y/o en el lugar de un anti—poder; resistencia ¿ficcional? que confiere cualidades de supervivencia y modificación a una Lengua; aquello durable y extensivo y (acaso) poético que esperamos encontrar en un texto literario una vez que ha pasado el momento transitorio e histórico de su producción.

    "¡Osamentas de las palabras, ustedes no se
    duermen como las ilusiones, frecuentan los
    lugares de donde irrumpirán las palabras no
    nacidas todavía!¡Toda la noche, toda la noche!"

    Arnaldo Calveyra: "Diario del Fumigador de guardia", 2002.

    ResponderEliminar