martes, noviembre 15, 2011

Gabriel Ferrater / Tiempo atrás






Tiempo atrás

Déjame huir de aquí y regresar a tu tiempo.
Encontrémonos otra vez en el lugar de siempre.
Veo el cielo blanco, la negra pasarela
de hierros delgados y la hierba humilde en tierra
de carbón, y oigo el pitido del expreso.
El enorme temblor pasa por nuestro lado
y debemos hablarnos a gritos. Desistimos
y me hace reír el que rías y no te oiga.
Veo tu blusa gris de cielo, el azul
marino de la falda corta y amplia
y el gran foulard rojo que llevas al cuello.
La bandera de tu país. Ya te lo he dicho.
Todo es como aquel día. Van regresando
las palabras que nos decíamos. Y ahora, ¿lo ves?,
vuelve aquel momento. Sin razón,
callamos, tu mano sufre y hace
como entonces: un vuelo vacilante
y el abandono, y el juego con el sonido triste
del timbre de la bicicleta. Suerte
que ahora, como aquel día, unos pasos férreos
se nos echan encima, y la excesiva
canción de los hombres verdes, con cascos de acero,
nos rodea, y un grito imperioso,
como el oro maligno de una serpiente, se dirige a nosotros
inesperado y nos fuerza a esconder la cabeza
en el regazo profundo del miedo
hasta que se alejen. Ya nos hemos olvidado
de nosotros. Volvemos a ser felices
porque se alejan. Este movimiento
sin recuerdo hace que nos reencontremos,
y somos felices de estar aquí, los dos,
y da igual que callemos. Podemos besarnos.
Somos jóvenes. No sentimos ninguna piedad
por los silencios pasados, y tenemos miedos
de los otros que nos distraen de los nuestros.
Bajamos por la avenida, y en cada árbol
que nos cubre de sombra espesa tenemos frío,
y vamos de frío en frío, sin pensarlo.

Gabriel Ferrater (Reus, 1922-Sant Cugat del Vallès, 1972), Les dones i les dies (poesía completa), Edicions 62, Barcelona, 2010
Versión de Jonio González

Temps enrera


Deixa’m fugir d’aquí, i tornar al teu temps.
Trobem-nos altre cop al lloc de sempre.
Veig el cel blanc, la negra passarel.la
de ferros prims, i l’herba humil en terra
de carbó,  i sento el xiscle de l’exprés.
L’enorme tremolor ens passa a la vora
i ens hem de parlar a crits. Ho deixem córrer
i em fa riure que rius i que no et sento.
Et veig la brusa gris de cel, el blau
marí de la faldilla curta i ampla
i el gran foulard vermell que dus al coll. 
La bandera del teu país. Ja t’ho vaig dir.
Tot és como aquell dia. Van tornant
les paraules que en dèiem. I ara, veus, 
torna aquell moment. Sense raó,
callem. La teva mà s’ofreix, i fa
com aleshores: un vol vacil.lant
i l’abandó, i el joc amb el so trist
del timbre de la bicicleta. Sort
que ara, com aquell dia, uns passos ferris
se’ns tiren al damunt, i l’excessiva
cançó dels homes verds, cascats d’hacer,
ens encercla, i un crit imperiós
com l’or maligne d’una serp se’ns dreça
inesperat, i ens força a amagar el cap
a la falda profunda de la por
fins que s’allunyen. Ja ens hem oblidat
de nosaltres. Tornem a ser feliços
perquè s’allunyen. Aquest moviment
sense record, ens porta a retrobar-nos,
i som feliços de ser aquí, tots dos,
i és igual que callem. Podem besar-nos.
Som joves. No sentim cap piedat
pels silencis passats, i tenim pors
dels altres que ens distreuen de les nostres.
Baixem per l’avinguda, i a cada arbre
que en cobreix d’ombra espessa, tenim fred,
i anem de fred en fred, sense pensar-hi.

Ilustración: Railroad Train, 1908, Edward Hopper

No hay comentarios.:

Publicar un comentario