domingo, noviembre 13, 2011

Ezra Pound / Canto LXXII



Canto LXXII
Presencia

No bien se comience a recordar la guerra de mierda
ciertos hechos resurgirán. En el principio, Dios
El gran esteta, luego de haber creado cielo y mundo,
Luego del ocaso volcánico, luego de haber pintado
La roca con líquenes al modo japonés,
Cagó al gran usurero Satán-Gerión, prototipo *
De los padres de Churchill. Y me viene ahora cantar
En jerga tosca (no a cantar toscano) porque
Luego de su muerte se me apareció Filippo Tomaso diciendo: **
            "Bueno estoy muerto,
Pero no quiero ir al Paraíso, todavía quiero combatir.
Quiero tu cuerpo, con el que podré todavía combatir."

Y yo repuse: "Está viejo mi cuerpo, Tomaso
¿Y luego dónde andaría? Necesito del cuerpo.
Pero te daré un lugar en el Canto, te daré la palabra a ti;
Pero si aún quieres combatir, sea; toma a cualquier jovencito;
Agárrate gualque ziovanozz imbécil por completo ***
Para darle un poco de coraje, para darle un poco de cerebro,
Para darle aún a Italia un héroe entre tantos;
              Así puedes renacer, así volverte pantera,
Así puedes conocer el bi-nacimiento, y morir una segunda vez,
No morir viejo en el lecho, ****
              sino al son de la batalla
Para tener el Paraíso.
              Purgatorio has hecho
Después de la traición, en días del Septiembre Vigesimoprimero,
En los días del derrumbamiento.
               ¡Fuera! A hacerte de nuevo héroe.
Déjame la palabra a mí.
Déjame a mí que me explique,
               que haga el canto de la guerra eterna
Entre luz y fango.
¡Adiós, Marinetti!
Vuelve a hablar cuando te parezca."
"PRESENTE"
Y, luego de ese fuerte grito, triste agregó:
"Mucho seguí hueca vanidad,
Espectáculo antes que sabiduría,
No supe de los sabios antiguos y nunca leí
Palabra de Confucio ni de Mencio.
Yo canté la guerra, tú has querido la paz,
¡Los dos, ciegos!
             yo fallé en lo interno, tú en lo actual."
             Y me hablaba a mí
Sólo en parte, ni al vecino,
Una parte de sí con él dialogaba
Y no su centro; y su sombra
Gris se marchó más gris
Mientras otro tono de la gama
Salió de lo diáfano del hueco vacío:
             "Vomitan las narices espíritus de fuego."
Y yo:
             "¿Viniste tú, Torcuato Dazzi a *****
                                          arrullarme en versos
Que tradujiste hace veinte años para despertar a Mussato?
Tú con Marinetti eres parejo,
              ambos amaron con exceso, él, el porvenir,
Y tú el pasado.
Sobre-querer produce sobre-efecto
Por desgracia mucho, él destruir quería
Y hoy vemos las ruinas más que en su querer."
Pero el primer espíritu impaciente
Como quien trae noticia urgente
Y no soporta asunto de menor urgencia
Recomenzó, y reconocí la voz de Marinetti
Como sentida en el Lungotevere, en Plaza Adriana:
               "¡Fuera, fuera!
De Macallè sobre borde extremo
Del gobi, blanca en la arena, una calavera ******
               CANTA
Y no parece cansada, y canta y canta:
               -¡Alamein, Alamein! *******
                   ¡Volveremos!
               ¡V o l v e r e m o s!"
"Lo creo", dije yo,
Y me parece que quedó en paz con la respuesta.

Pero el otro espíritu retornó a su estribillo
Con:
                 "poco menos que un toro"...
                  (un verso del Eccerinus
Del latín traducido).
No ponía final
Al verso.
Por lo que todo el aire tembló, y la sombra toda
En confusión
Y como el trueno que embaraza la lluvia
Saeteaba frases sin sentido. Hasta que con un crujido
Como de casco sumergido al que alcanza un rayo
Y que preanuncia tal vez la muerte
                  y en cualquier caso una gran pena,
Oí en un grito crepitar:
                  "Calumnia güelfa, y siempre fue tu arma
La calumnia, y lo es, y no de ayer.
Enfurece en la Romaña la antigua guerra
El estiércol sube hasta Boloña
Con estupro y fuego, y donde el caballo se moja
Hay marroquíes y otra basura
Que mencionar da vergüenza,
                  Tal que el sepulto polvo se aprieta
En lo profundo, y se mueve y exhala
Y por echar al extranjero desea con ansia
Volverse vivo.
Basura vi parecida en mis tiempos,
La historia da ejemplos en serie sucia
De traidores a una ciudad o una provincia
                   Pero este medio feto
¡Vendió toda la Italia y el Imperio!
Rímini quemada y Forli destruida,
¿Quién verá ya el sepulcro de Gemistos ********
Que tan sabio fue, si bien fue griego?
Derribados arcos, quemados muros
Del lecho arcano de la divina Ixotta..." *********

                   "¿Pero quién eres?", clamé
Contra la furia de su tormenta,
"¿Eres Segismundo?" **********
                   Pero no me escuchó,
Furioso:
                   "Muy pronto estará monda la Sede
De un Borgia, que no de un Pacelli. **********
Hijo de un usurero fue Sixto
Y toda su pandilla
De Pedro negador dignos secuaces
¡De usura gordos y de óptimos contratos!
Y ahora vienen a mugir que Farinacci ***********
Tiene manos rústicas porque es come-hojas.
Tiene una mano rústica, pero dio la otra,
Haciendo los honores con los héroes,
Tales ellos son: Tellera, Maletti,
Miele, de Carolis y Lorenzini,
Guido Piacenza, Orsi y Pedrieri,
y Baldassare, Borsarelli y Volpini,
Por nombrar sólo a los generales.
Hijo de un banquero fue Clemente, y nacido
De un usurero el Décimo León..."
                 "¿Quién eres?", clamé.
"Soy aquel Ezzelino que no creyó
Que el mundo fue creado por un hebreo.
Si de otro arrebato yo fuese reo
                  poco te importa hoy.
Me traicionó el que tu amigo ha traducido.
Esto es, Mussato, que escribió
Que soy hijo del Orco,
Y si tú crees semejante macana
Cualquier zanahoria puede hacerte burro.
El bello Adonis murió por un puerco
Cuando hizo llorar a la bella Cipriana.
Si hice juguete de la razón,
Diría que un toro de matadero
O del zoológico vale un pichón;
Quien de fábulas toma placer y alegría
Dirá que el animal no hace la religión.
Un solo falso hace más daño al mundo
Que mis arrebatos: ¡todos! ¡Araña, arañacha!
Saca esa fiera de su agujero,
Si no es esta:
             ¿Bestia humana ama la manija?
Si acaso el emperador hizo aquella donación,
Bizancio fue madre del trastorno,
Lo hizo sin forma y contra la ley,
Escindiéndose de sí y de lo justo;
Ni César se puso en tal quebranto,
Ni Pedro fue piedra antes que Augusto
Toda la virtud tuviera y la función,
             Quien puede dar por ley es sólo el poseedor,
Y el caso gibelino bien supo el florentino."

Y como ondas que vienen de más de un trasmisor
Oí entonces
Las voces mezcladas y con frases rotas,
Y muchos pájaros haciendo el contrapunto
En la mañana estival,
              entre el cual gorgojear
En tono suave:
              "Placidia fui, dormía bajo el oro."
Sonaba como notas de una cuerda afinada.
              "Melancolía de mujer y la dulzura..."
               comencé.
Pero tenía yo la piel convulsa
Entre mis hombros,
              y mi pulso preso
En tal férreo lazo
              que mover no pude
Ni mano ni hombro y para aferrar el pulso
Vi un puño
              y no vi el antebrazo
Que me mantuvo como clavo en muro;
Me creerá insulso quien no hizo la prueba.
Y luego la voz que antes despotricaba,
Me dijo feroz, digo feroz, pero no hostil
Más bien paternal, casi, como quien explica
En medio del combate qué debe hacer un inexperto:
"La voluntad es antigua, pero la mano es nueva.
¡Atiende! Atiéndeme, antes de que regrese
A la noche.

              Donde la calavera canta,
volverán los infantes, volverán las banderas."



Ezra Pound (Hailey, EE UU, 1885-Venecia, Italia, 1972), The Cantos, A New Directions, Nueva York, 1993
Versión de Jorge Aulicino


* Satanás-Gerión: Fusión del diablo con el monstruo Gerión, que como encarnación del fraude conduce sobre su lomo a Dante y Virgilio a las Malebolge, las distintas rondas del Octavo Círculo del Infierno

** Filippo Tomaso: Filippo Tomaso Marinetti (1876-1944), fundador del futurismo italiano y poeta oficial del gobierno de Benito Mussolini

*** gualque ziovanozz: remedo de pronunciación, probablemente: cualquier jovencito

**** Viejo: en castellano en el original

***** Torcuato Dazzi: traductor, en el siglo pasado, de Albertino Mussato (1261-1329), político, historiador y poeta humanista, autor de la Ecerninis, en la que narra la tragedia de Ezzelino II (1194-1259), condotiero lombardo

****** Gobi, en cursiva en el original: no encuentro traducción posible, excepto como alusión al desierto de Gobi, figuradamente por el de Etiopía, ocupada por los italianos entre 1935 y 1941, año en que fueron expulsados por los británicos

******* El Alemein: ciudad al Norte de Egipto junto a la cual se libraron dos batallas en 1942 entre el ejército británico de Bernard Montgomery y el alemán de Erwin Rommel, este último secundado por los italianos. Los británicos doblegaron a los alemanes e italianos en ambos combates

******** Gemistos: Georgios Gemistos (c.1355-1452), llamado Pletón, filósofo bizantino cuyos restos fueron robados por Segismundo Malatesta en Mistra y llevados a Rímini. Había enseñado la obra de Platón en Florencia. Fue precursor de la actualización de la filosofía platónica en Italia, y quizá inspirador del orfismo en la corte de los Médici

********* Alude a Segismundo Malatesta (1417-1468), caudillo furioso de la Romaña, cultor de las artes y las ciencias. Mandó construir el templo de San Francisco en Rímini, donde fueron sepultados sus restos y los de su amante y última esposa, Isotta degli Tai, a quien Pound prefiere llamar Ixotta

********** Eugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli, Pio XII, papa entre 1939 y 1958

*********** Roberto Farinacci (1892-1945), político fascista, uno de los hombres más prominentes del partido, del que fue secretario general. Alcanzó el rango de teniente general en la guerra ítalo-abisinia. Se le atribuye haber inventado la purga con aceite de ricino como castigo a los opositores.


Canto LXXII
Presenza

Purché si cominci a ricordare la guerra di merda
Certi fatti risorgeranno. Nel principio, Dio
Il grande esteta, dopo aver creato cielo e mondo,
dopo il tramonto volcanico, dopo aver dipinto
la roccia con licheni a modo nipponico,
Cacò il gran' usuraio Satana-Gerione, prototipo
Dei padroni di Churchill. E mi viene ora a cantar'
In gergo rozzo (non a (h) antar 'oscano) ché
Dopo la sua morte mi venne Filippo Tomaso dicendo:
       “Be', sono morto, 
Ma non voglio andar in Paradiso, voglio combatter' ancora.
Voglio il tuo corpo, con che potrei ancora combattere.”

Ed io risposi: “Già vecchio il mio corpo, Tomaso
E poi, dove andrei? Ne ho bisogno io del corpo.
Ma ti darò posto nel Canto, ti darò la parola, a te;
Ma se vuoi ancora combattere, va; piglia qualche giovinotto;
Pigiate hualche ziovinozz' imbelle ed imbecille
Per fargli un po' di coraggio, per dargli un po' di cervello,
Per dare all'Italia ancor' un eroe fra tanti;
       Così puoi rinascere, così diventare pantera,
Così puoi conoscere la bi-nascita, e morir una seconda volta,
Non morir viejo a letto,
        anzi morir a suon di battaglia
Per aver Paradiso. 
      Purgatorio hai già fatto
Dopo il tradimento, nei giorni del Settembre Ventunesimo,
Nei giorni del crollo.
       Vai! Vai a farti di nuovo eroe.
Lascia a me la parola.
Lascia a me ch'io mi spieghi,
         ch'io faccia il canto della guerra eterna
Fra luce e fango.
      Addio, Marinetti!
Tornaci a parlar quando ti sembra.”
          “PRESENTE”
E, dopo quel grido forte, mesto aggiunse:
“In molto seguii vuota vanitade,
Spettacolo amai più che saggezza
Né conobbi i savi antichi e mai non lessi
Parola di Confucio né di Mencio.
Io cantai la guerra, tu hai voluta pace,
Orbi ambidue! 
            all'interno io mancai, tu all'odierno”
         E parlava a me
In parte solamente, né al vicino,
Una parte di sé con sé dialogava
E non di sé il centro; e da grigia
La sua ombra si fé più grigia
Finché un altro tono della gamma
Uscì dalla diafana del cavo vuoto:
            “Vomon le nari spiriti di fiamma.”
Ed io:
      “Venisti tu Torquato Dazzi a
                     Ninna-nannarmi i versi
Che traducesti vent'anni or sono per svegliar Mussato?
Tu con Marinetti fai il paio
        Ambi in eccessso amaste, lui l'avvenire
E tu il passato.
Sovra-voler produce sovra effetto 
Purtroppo troppo, egli distrugger volle
Ed ora vediamo le rovine più che nel suo voler.”
Ma il primo spirito impaziente
Come chi porta notizia urgente
E non sopporta affare di minore urgenza
Riprese, ed io riconobbi la voce di Marinetti
Come sentita Lungotevere, in piazza Adriana:
        “Vai! Vai!
Da Macallè sul lembo estremo
Del gobi, bianco nella sabbia, un teschio
         CANTA
E non par stanco, ma canta, e canta:
          -Alamein! Alamein!
         Noi torneremo!
    Noi  t o r n e r e m o! –“
“Lo credo” diss'io,
E mi pare che di codesta risposta ebbe pace.

Ma l'altro spirito tornò al suo ritornello
Con:
       “poco minor d'un toro”...
       (che è verso dell' Eccerinus
Tradotto dal latino)
        Egli non pose fine
Al verso.
        Perché tutta l'aria tremò, e tutta l'ombra
Con sconquasso
E come un tuono che la pioggia ingombra
Saettava frasi senza senso. Finché con scrocchio
Come nello scafo sommerso quando il raggio lo trova
Che precorre forse la morte
        ed in ogni caso gran pena,
Udii in strido crepitar':
        “Calunnia Güelfa, e sempre la loro arma
Fu la calunnia, ed è, e non da ieri.
Furia la guerra antica in Romagna,
Lo sterco sale sino a Bologna
Con stupro e fuoco, e dove il cavallo bagna
Son marocchini ed altra immondizia
Che nominar è vergogna,
         Sì che il sepolto polvere s'affasca
Nel profondo, e muove, e spira,
E, per cacciar lo straniero, agogna
A tornar vivo.
Di sporco vidi parecchio ai miei tempi,
La storia dà esempi a serie sporca
Di chi tradì città o una provincia
         Ma quel mezzo-feto
Tutta l'Italia vendé e l'Impero!
Rimini arsa e Forlì distrutta,
Chi vedrà più il sepolcro di Gemisto
Che tanto savio fu, se pur fu greco?
Giù son gli archi e combusti i muri
Del letto arcano della divina Ixotta..."

          “Ma chi sei?” clamai 
Contra la furia della sua tempesta,
“Sei tu Sigismundo?”
        Ma egli non m'ascoltò,
Furiando:
“Più presto sarà monda la Sede
Da un Borgia che non da un Pacelli.
Figlio di usuraio fu Sisto
E tutta la lor combutta
Di Pietro negator' degli seguaci,
D'usura grassi e di ottimi contratti!
Ch'or' vengon' a muggirvi che Farinacci
Ha mani rozze, perché è mangia foglia.
Ha una mano rozza, ma l'altra ha dato,
Così avendo onore con gli eroi,
Tanti ne sono: Tellera, Maletti,
Miele, De Carolis e Lorenzini,
E Baldassarre, Borsarelli e Volpini,
Per nominare solo i generali.
Fiol' di banchiere fu Clemente, e nato
D'usuraio il Decimo Leone…”
        “Chi sei?” clamai.
“Io son quell'Ezzelino che non credé
Che il mondo fu creato da un ebreo.
Se d'altro scatto io fossi reo
Poco ti importa ora.
Mi tradì chi il tuo amico ha tradotto.
Cioè Mussato, che ha scritto
Ch'io son fiol d'Orco,
E se tu credi a simile pastocchia
Ogni carota può ben farti ciuco.
Il bello Adonide morì d'un porco
A far pianger' la Ciprigna bella.
Se feci giocattolo della ragione
Direi che un toro da macello,
O dal zoologo vale un piccione;
Dirà che l'animale non fa religione.
Un solo falso fa più al mondo boia
Che i miei scatti: tutti! Ragna ragnaccia!
Cavami quella belva dal suo buco,
Se non è questa:
        Bestia umana ama la pastoia?
Se mai l'imperatore quel dono fece,
Bisanzio fu madre del trambusto,
Scindendo sé da sé e dallo giusto;
Né Cesare se stesso mise in schegge,
Né Pietro pietra fu prima che Augusto
Tutta la virtù ebbe e funzione.
Chi dà in legge è solo il possidente,
E'l caso ghibellin ben seppe il fiorentino.”

E come onde che vengon da più d'un trasmittente
Sentii allora
Le voci fuse, e con frasi rotte,
E molti uccelli fecer' contrappunto
Nel mattino estivo,
       fra il cui cigolar 
In tono soave:
       “Placidia fui, sotto l'oro dormivo.”
Suonava come note di ben tesa corda.
        “Malinconia di donna e la dolcezza”...
         cominciai
Ma io ebbi la pelle convulsa
Fra le mie spalle,
         e il mio polso preso
In sì ferreo laccio
         che muover non potei
Né mano né spalla, e ad afferrare il polso
Io vidi un pugno
         e non vidi avambraccio
Che mi tenne come chiodo in muro;
Mi crede insulso chi non ha fatto la prova.
E poila voce che prima furiava,
mi disse feroce, dico feroce, ma non ostile
Anzi era paterna quasi, come chi spiega 
In mezzo alla battaglia che deve fare un giovin'poco esperto:
        “La voglia è antica, ma la mano è nuova.
Bada! Bada a me, prima ch'io torni
Nella notte.

         Dove il teschio canta
Torneranno i fanti, torneranno le bandiere.”

Ilustración: Ritratto di Sigismondo Pandolfo Malatesta, c.1450, Piero della Francesca



1 comentario:

  1. sí, habla del desierto. también lo menciona en los pisanos haciendo alusión a Pumpelly, quien los había explorado.

    ResponderEliminar