sábado, noviembre 12, 2011

Ezra Pound / Canto LXXIII



Canto LXXIII *
Cavalcanti
Correspondencia republicana

Y después dormí
Y despertando en el aire oscuro
Vi y sentí
Y lo que vi me pareció que iba a caballo
Y sentí:
"No me da alegría
Que mi estirpe muera
          enfangada en la vergüenza
Gobernada por carroña
          y perjura.
Roosevelt, Churchill y Eden
          bastardos judiuchos
Morfones y mentirosos todos
          ¡y el pueblo siempre exprimido en todo
                                e idiota!
Muerto en Sarzana **
          espero la diana
                   de la venganza.
Soy el Guido que amaste
           por mi espíritu altanero
Y la claridad de mi entendimiento.
De la esfera Cipriana
Conocí el fulgor
          ya cavalcante ***
               (nunca postillón)
Por los caminos del Burgo,
               dicho de otro modo,
La ciudad doliente
           (Florencia)
                     siempre dividida,
Gente rabiosa y negligente
                         ¡qué raza de esclavos!
Pasé por Arimino
                y encontré un espíritu gallardo
¡Que cantaba como hechizado
                          de alegría! ****
Era una paisanita
Un poco regordeta pero bella
                        que iba del brazo con dos alemanes
Y cantaba
         cantaba amor
                    sin necesidad
                                de llegar al cielo.
Había llevado a los canadienses
                               a un campo minado
Donde estaba el Templo
                     de la bella Ixotta.
Caminaban de a cuatro o de a cinco
                      y estaba ávido
              de amor todavía
                       a pesar de mis años.
Así son las muchachas
                     en la Romaña.
Iban los canadienses
                  a 'pugnar' con los alemanes, *****
A arruinar lo que quedaba
                       de la ciudad de Rímini;
Preguntaron por el camino
                       hacia Via Emilia
                                  a la muchacha,
                               una muchacha violada
Un rato antes por su canalla
         -¡Bueno, bueno, soldados!
                               Este es el camino.
                          ¡Vamos, vamos
                                     a Via Emilia!
Con ellos continuaba.
                     Su hermano había cavado
Los agujeros para las minas,
                           allá, hacia el mar.
Hacia el mar la muchacha,
                       un poco regordeta pero bella,
Condujo a la tropa.
                 ¡Que valiente muñeca! ¡Qué valiente muñequita!
Les hacía un mimo
                de puro amor,
                           ¡qué heroína!
Desafiaba a la muerte,
Conquistó la suerte
                   peregrina.
Regordeta pero no tanto
                      alcanzó la meta.
                                   ¡Qué esplendor!
Al infierno el enemigo,
                      fueron veinte muertos,
Muerta la muchacha
                  entre aquella canalla.
Salvados los prisioneros.
                      Gallardo espíritu
                                     el de la muñeca
Cantaba, cantaba
               hechizada de alegría,
Iba iba por el camino
                    que va hacia el mar.
               ¡Gloria de la patria!
                                 ¡Gloria, gloria
Morir por la patria
                   en la Romaña!
Los muertos muertos no están,
Yo, regresado
                 del tercer cielo
                                 para ver la Romaña,
Para ver las montañas
                    en la venganza.
¡Qué bello invierno!
                   En el septentrión renace la patria,
¡Pero qué muchacha!
                  ¡qué muchachas,
                               qué muchachos,
                                           llevan el negro!" ******

Ezra Pound (Hailey, EE UU, 1885-Venecia, Italia, 1972), The Cantos, A New Directions, Nueva York, 1993
Versión de Jorge Aulicino

* Este Canto, y el LXXII, escritos en italiano, no fueron incluidos en las ediciones completas de los Cantos hasta 1987. Así, la clásica versión al español de José Vázquez Amaral para Joaquín Mortíz (México) no los incluye ni en la edición de 1975, ni en la reimpresión de 1986. El poema, que imagina un encuentro del espíritu del poeta Guido Cavalcanti con el de una campesina de la Romaña, muerta en una acción suicida al final de la Segunda Guerra, emula el ritmo del clásico poema de Cavalcanti "Donna mi prega", que Pound apreciaba especialmente, así como el anterior -el Canto LXXII- imita tono y giros dantescos. Ambos son poemas indudablemente políticos, de cariz fascista, e insisten en la típica cita poundiana a la tradición poética toscana y provenzal.

** Según el registro necrológico de la iglesia de Santa Reparata, hoy Santa Maria del Fiore, del 27 o 28 de agosto de 1300, Cavalcanti murió en Florencia, ciudad en la que había nacido circa 1250 (Rime, edición de Marcello Ciccuto, Rizzoli, Milán, 1978). Cavalcanti, del partido de los güelfos negros (papistas ortodoxos) partió al exilio en Sarzana, en la Liguria, a unos 100 kilómetros de Florencia, el 24 de junio de 1300, como resultado de una medida punitiva que abarcó también a los blancos, dispuesta por los Priori del Comune, uno de los cuales era su amigo Dane Alighieri. Enfermó de malaria y se le permitió volver a su ciudad natal. En el Canto X de Infierno, de la Divina Comedia, Dante comunica al padre de Guido que su hijo aún "se reúne con los vivos". La acción de la Comedia se sitúa en la Semana Santa de 1300, artificio que permite a Dante este póstumo homenaje, en tanto, en realidad, el Infierno fue escrito hacia 1308.

*** literalmente, cabalgante. Alusión directa al apellido de Guido

**** ...cantava como fosse 'namorata: / er'adornata - di tutto piacere (cantaba como si estuviese enamorada / y ornada de todo placer), Cavalcanti, Rimes, XLVI, Rizzoli, Milán, 1978

***** pugnare, uso antiguo y literario por combatir (de allí las comillas, tal vez)

****** alusión segura al uniforme negro de las juventudes mussolinianas organizadas desde 1922 en la Milizia Volontaria per la Sicurezza Nazionale (Milicia Voluntaria para la Seguridad Nacional): camicie nere (camisas negras)

Canto LXXIII
Cavalcanti
Corrispondenza Repubblicana


E poi dormii
E svegliandomi nell'aere perso
Vidi e sentii
E quel ch'io vidi mi pareva andar a cavallo,
E sentii:
"A me non fa gioia
Che la mia stirpe muoia
                     infangata della vergogna
Governata dalla carogna
                      e spergiurata.
Roosevelt, Churchill ed Eden
                          bastardi e ebreucci
Lurchi e bugiardi tutti
                      e il popolo spremuto in tutto
                                                  ed idiota!
Morto che fui a Sarzana
                      aspetto la diana
                                     della riscossa.
Sono il Guido che amasti
                       per il mio spirito altiero
E la chiarezza del suo entendimento.
De la Ciprigna sfera
Conobbi il fulgore
                 già cavalcante
                              (mai postiglione)
Per la vie del Borgo
                              detto altramente
La cità dolente
                (Firenze)
                          sempre divisa,
Gente stizzosa e leggiera
                          che razza di schiavi!
Pasai per Arimino
                  ed encontrai un spirito gagliardo
Che cantava como incantata
                           di gioia!
Era una contadinella
Un po' tozza ma bella
                    ch'aveva a braccio due tedeschi!
E cantava,
          cantava amore
                        senz'aver bisogno
                                          d'andar in cielo.
Aveva condotto i canadesi
                          su un campo di mine
Dove era il Tempio
                   della bella Ixotta.
Camminavano in quatro o in cinque
                                  ed io era ghiotto
                   d'amore ancora
                                malgrado i miei anni.
Così sono le ragazze
                     nella Romagna.
Venivan' canadesi
                  a 'spugnar' i tedeschi,
A rovinar' quel che rimaneva
                             della cità di Rimini;
Domandarono la strada
                      per la Via Emilia
                                        a una ragazza
                                     una ragazza stuprata
Po'prima da lor canaglia
                      -Be'! Be'! soldati!
                                          Quest'è la strada
                       Andiamo, andiamo
                                        a Via Emilia!
Con loro proseguiva.
                     Il suo fratello aveva scavato
I buchi per le mine,
                    là, verso il mare.
Verso il mare la ragazza,
                          un po' tozza ma bella,
Condusse la truppa.
                    Che brava pupa! che brava pupetta!
Lei dava un vezzo
                  per puro amore,
                                 che eroina!
Sfidava la morte,
Conquistò la sorte
                   peregrina,
Tozza un po' ma non troppo
                          raggiunse lo scopo.
                                              Che splendore!
All'inferno 'l nemico,
                      furon venti morti,
Morta la ragazza
                 fra quella canaglia,
Salvi i prigionieri.
                     Gagliardo lo spirito
                                          della pupetta
Cantava, cantava
                 incantata di gioia,
Or'ora per la strada
                     che va verso 'l mare.
                  Gloria della patria!
                                      Gloria! gloria
Morir per la patria
                     nella Romagna!
Morti non morti son',
Io tornato son'
               dal terzo cielo
                               per veder la Romagna,
Per veder' le montagne
                       nella riscossa,
Che bell'inverno!
                 Nel settentrion rinasce la patria,
Ma che ragazza!
               che ragazze,
                           che ragazzi,
                                        portan il nero!"

Ilustración: La renuncia a los bienes del mundo (detalle), c.1320, Giotto di Bondone

1 comentario:

  1. Muchas gracias, poeta querido... Siempre en el corazón.

    ResponderEliminar