viernes, octubre 24, 2014

Rafael Felipe Oteriño / Lo inefable








Y el fresco de la mañana y la corriente de aire perfumado
fueron suficientes:
lo inefable se percibe en los cuartos, se insinúa en las paredes,
brota un poco más lejos, en el reverbero del camino,
y se borra.
Así, todas las veces y durante las cuatro estaciones.

Esfumado, es la ausencia;
favorecido por el relámpago, la sensación y el escalofrío.

Le di mis manos para que no le pesara la deformidad de la historia
y las tomó sólo por momentos.
Juntos atravesamos galerías, arcos de medio punto
y manantiales
en los que el agua rejuvenece.

Así nació la ilusión de que había un lugar y estaba próximo.

Supe que era lo mejor,
sin referencia exacta ni obrar fijo, sin esperar respuesta
ni buscarla:
un vuelo de colibríes que alborota las hojas.

Lo inefable vierte vino en las jarras, da color a las vocales,
pronuncia voces detrás de un muro
cuyo guardián es invisible.
Habla y habla.

De lo inefable son los molinos de viento,
la lluvia sobre el techo y el parpadear de las estrellas.
                                                                  Nuestros,
los argumentos, las frases en latín y la música de cámara.

Rafael Felipe Oteriño (La Plata, 1945), Viento extranjero, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2014

No hay comentarios.:

Publicar un comentario