lunes, septiembre 17, 2012

Agustín Delgado / Dos poemas




El primer hombre

El primer hombre
Que comparó a una mujer
Con una flor
Era un genio.
El segundo
Era un novísimo.

El tercer hombre
Descifró la batalla:
Los heridos se llamaban carabineros
Pues eran pobres.
Los hirientes se llamaban estudiantes
Pues eran delfines.
Reinaba, creo, Augusto.

Él, para más inri
No se escribía
Sino Pier y Paolo.

A saber
De qué lo flecharon.


En privado

Hace ya tiempo
Que no escribo poemas

Antes me gustaba
Tener la cuartilla delante de los ojos
Y mirar el atardecer.

Ahora
Se me llena por las noches la cabeza de ruido
Un ruido raro
Y veo palabras infinidad libélulas
Desaparecen revoloteando hasta perderse

Y me pierdo yo
Y caigo sin respiración en el anfiteatro de la noche
Y despierto
Con los músculos agarrotados.

Cuando voy a gritar
Una mano blanquísima baja lentamente
Y me tapa la boca.

Agustín Delgado (Rioseco de Tapia, León, 1941 - 2012), de Espíritu áspero. Poesía reunida (1965-2007), Trama Editorial, Madrid, 2010


Foto: Agustín Delgado por Lucía del Pozo Diario de León

No hay comentarios.:

Publicar un comentario