sábado, octubre 26, 2013

Guido Cavalcanti / Tú, que por los ojos entraste al corazón...













Tú, que por los ojos entraste al corazón
y despertaste el alma que dormía,
mira la angustiosa vida mía
que Amor la destruye suspirando.

Cortando viene, y con tal valor,
que los débiles espíritus desbanda.
Queda solo mi figura erguida
y alguna voz que habla de dolor.

Esta virtud de amor que me ha deshecho
de tu pupila gentil presta se mueve
y un dardo me clavó dentro del flanco.

Tan derecho golpeó y profundamente
que el alma temblando se revuelve
viendo muerto el corazón del lado falto.

Guido Cavalcanti (Florencia,1250-1300), La poesia lirica del duecento, a cura di Carlo Salinari, Classici U.T.E.T., Milán, 1968
Versión de Jorge Aulicino

[XII]

Voi che per li occhi mi passaste il core
e destaste la mente che dormìa,
guardate a l'angosciosa vita mia,
che sospirando la distrugge Amore.

E' ven tagliando di sì gran valore,
che' deboletti spiriti van via:
riman figura sol en segnorìa
e voce alquanta, che parla dolore.

Questa vertù d'amor che m'ha disfatto
da' vostr'occhi gentil presta si mosse:
un dardo mi gittò dentro dal fianco.

Si giunse ritto 'l colpo al primo tratto,
che l'anima tremando si riscosse
veggendo morto 'l cor nel lato manco.

2 comentarios:

  1. Es una traducción muy elegante. Complimenti.
    Ruego me disculpe por enviar una sugerencia:
    Tú que por los ojos a mi corazón has entrado...
    y un dardo me clavó en el costado.
    Golpeó profundo y tan derecho....
    viendo muerto el corazón en el lado zurdo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por su elogio y sus sugerencias, Chés

    ResponderEliminar