jueves, diciembre 22, 2011

Mark Strand / Llegar a esto



Llegar a esto

Hicimos lo que se nos dio la gana.
Nos libramos de sueños, prefiriendo la industria
pesada de cada uno, y le abrimos las puertas al dolor
y al hábito imposible de quebrar lo bautizamos "ruina".

Ahora estamos acá.
Está lista la cena y no podemos comer.
La carne está apoyada sobre ese lago blanco que es el plato.
El vino espera.

Llegar a esto
tiene sus recompensas: nada se nos promete y nada se nos quita.
Y no tenemos corazón ni nada que nos salve,
ningún lugar adonde ir, ni tampoco razón para quedarnos.

Mark Strand (Summerside, Isla Prince Edward, Canadá, 1934-Nueva York, 2014), Me va a encantar el siglo XXI, traducción de Ezequiel Zaidenwerg, Gog y Magog, Buenos Aires, 2011


Coming to his

We have done what we wanted.
We have discarded dreams, preferring the heavy industry
of each other, and we have welcomed grief
and called ruin the impossible habit to break.

And now we are here. The dinner is ready and we cannot eat.
The meat sits in the white lake of its dish.
The wine waits.

Coming to this 

has its rewards: nothing is promised, nothing is taken away. 
We have no heart or saving grace, 
no place to go, no reason to remain. 


Ilustración: Después de la cena en Ornans, 1848, Gustave Courbet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario