lunes, octubre 31, 2011

Cesare Pavese / Lo steddazzu




Lo steddazzu *

El hombre solo se levanta cuando el mar está todavía oscuro
y las estrellan vacilan. Una tibieza de aliento
sube desde la orilla, donde está el lecho del mar,
y suaviza la respiración. Esta es la hora en que nada
puede suceder. Hasta la pipa, entre los dientes,
cuelga apagada. Nocturno es el tranquilo chapoteo.
El hombre solo ya encendió un gran fuego de ramas
y lo mira enrojecer el terreno. También el mar,
dentro de poco, será como el fuego, llameante.

No hay cosa más amarga que el alba de un día
en que no pasará nada. No hay cosa más amarga
que la inutilidad. Cuelga cansada del cielo
una estrella verdosa, sorprendida por el alba.
Mira el mar todavía oscuro y la mancha de fuego
con la que el hombre, por hacer algo, se calienta;
mira, y cae de sueño entre las oscuras montañas,
donde hay un lecho de nieve. La lentitud de la hora
es despiadada para quien no espera ya nada.

¿Vale la pena que el sol se levante del mar
y la larga jornada comience? Mañana
volverá el alba tibia con la luz diáfana
y será como ayer y nunca pasará nada.
El hombre querría solamente dormir.
Cuando la última estrella se apaga en el cielo,
lento el hombre prepara la pipa y la enciende.


Cesare Pavese (Santo Stefano Belbo, 1908-Turín, 1950), "Lavorare stanca" (1936, 1943), Poesie, Mondadori, Verona, 1969
Versión de J. Aulicino


* dialectal, Calabria: la gran estrella, el lucero. Pavese escribió este poema durante su confinamiento en Brancaleone

Nota: Durante su confinamiento, Cesare Pavese escribió a su hermana María: "Frente a mi habitación hay un patio pequeño, luego el ferrocarril, luego el mar. Cinco o seis veces al día (y por la noche) se me renueva la nostalgia detrás de los trenes que pasan. Al contrario, me dejan indiferente los piróscafos en el horizonte y la luna sobre el mar, que con todos sus clarores me recuerda simplemente el pescado frito. Inútil, el mar es una gran estupidez" (19 de agosto de 1935). El poema fue escrito en enero de 1936. En Brancaleone Calabro, Pavese no podía recibir visitas y debía reportarse una vez al día en la comisaria. Llegó en mayo de 1935 y fue liberado en marzo del año siguiente.

Lo steddazzu

L'uomo solo si leva che il mare è ancor buio
e le stelle vacillano. Un tepore di fiato
sale su dalla riva, dov'è il letto del mare,
e addolcisce il respiro. Quest'è l'ora in cui nulla
può accadere. Perfino la pipa tra i denti
pende spenta. Notturno è il sommesso sciacquío.
L'uomo solo ha già acceso un gran fuoco di rami
e lo guarda arrossare il terreno. Anche il mare
tra non molto sarà come il fuoco, avvampante.

Non c'è cosa piú amara che l'alba di un giorno
in cui nulla accadrà. Non c'è cosa piú amara
che l'inutilità. Pende stanca nel cielo
una stella verdognola, sorpresa dall'alba.
Vede il mare ancor buio e la macchia di fuoco
a cui l'uomo, per fare qualcosa, si scalda;
vede, e cade dal sonno tra le fosche montagne
dov'è un letto di neve. La lentezza dell'ora
è spietata, per chi non aspetta piú nulla.

Val la pena che il sole si levi dal mare
e la lunga giornata cominci? Domani
tornerà alba tiepida con la diafana luce
e sarà come ieri e mai nulla accadrà.
L'uomo solo vorrebbe soltanto dormire.
Quando l'ultima stella si spegne nel cielo,
l'uomo adagio prepara la pipa e l'accende.

Ilustración: fotos del expediente de confinamiento de Pavese Internet Culturale, Ministero per i Bene e la Attività Culturali di Italia

7 comentarios:

  1. Su blog siempre imperdible, por cierto.
    Agrego tres comentarios aparte:
    1)su evocación del viaje en tren y la relación arte y nacismo,
    2)el comentario de Maturo sobre Kusch
    3)y el homenaje a Aráoz Anzoátegui en la pluma de Sylvester,
    todos en "Ñ",
    categorizaron este espacio cultural.

    ResponderEliminar
  2. me estás matando con esta serie de pavese. cada poema me habla personalmente a mí, y en el día exacto para decir quello che dice. eso me creo.
    todas estas traducciones son inéditas, jorge?
    laura w.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Celia, es un honor que escriba usted

    ResponderEliminar
  4. Las traducciones son inéditas, Laura. No voy a subir todos los poemas de Trabajar cansa, que traduje entero, pero espero acertar cada vez con el que pueda hablarte en el día exacto
    Cariños

    ResponderEliminar
  5. el i ching pavesiano.
    ahora, este libro traducido, nadie lo publica?

    ResponderEliminar
  6. Leer a Pavese es abrirme heridas: "La lentitud de la hora
    es despiadada para quien no espera ya nada."

    ResponderEliminar