sábado, abril 24, 2010

Frederick Seidel / La caza





Poema que mata

Huntsman en efecto se fue de Savile Row, *
Y Mr. Hall, que te cortaba la cabeza.
El saco de caza rojo que cortó Hall para mí es enteramente
Melton rojo, grueso como una alfombra, así fue cortado.
Cierta vez lo llevé, montado en mi Ducati roja de carrera -¡qué espectáculo!-
Especies exóticas combinadas como un par de adorables garzas rojas.
Londres supo ser el epítome del sans souci
Y de la antigua excelencia necesaria para reconocer
Al zorro perseguido que sangra su hedor a través de la nieve.

Seguimos ciegamente, vestidos de rosa,
una bestia cuya naturaleza es correr y apesta.
Soy civilizado en mi saco rosa, pero
Civilizado es tener cosas.
Los sacos rojos son llamados "sacos rosa". Demasiado es casi suficiente.
Nadie sabe por qué. Yo voy en el aire
Con mis cosas y veo desaparecer el rabo
De un ciervo. Soy civilizado pero
La vida civilizada es en realidad demasiado.

Desfilo en el aire
Y espero el Año Nuevo
Que llegará, que se irá.
Trato de no preocuparme.
No soy capaz.
La corta cola erecta
Guiña a través del campo invernal.
Todo será revelado.
Estoy en un campo invernal.

Realmente están por todas partes.
Se arrastran por nuestro vello íntimo
Propagan la enfermedad y la desesperación.
Violan y saquean
En el centro de Sag Harbor Village. **
Transmiten la enfermedad de Lyme.
Las armas de caza te ponen de rodillas.
En París yo llamaba a los sirvientes de Sri Lanka "shrees".
No puedo evitarlo.
Invierno, primavera, Bagdad, otoño.
La venérea está toda escrita
Sobre mí como una erupción,
Pelo y herida.
Pero también el NewsHour de Lehrer y un fuego de leña y Bach.
Una corta cola erecta
Guiñando a través del campo de muerte.
Todo será revelado.
Estoy en un campo de muerte.

Recuerdo la chasse à courre en el bosque en el Cher.
Recuerdo los purasangre ingleses montados por las ranas.
Recuerdo el venado lloroso acorralado por los perros.
El venado acorralado en el estanque, literalmente derramó una lágrima.
Un ayudante de caza con tricornio vadeó para cortarle la garganta.
Nelson Aldrich en su caballo vomitó viendo eso.
El cuerno heráldico del cazador tocó el hallali.
La melodía del corte de cabeza. ¡L'hallali!
De regreso al château para beber la sangre. ¡L'hallali!

Estoy en París y me llevan al Billy's,
1960, avenida Paul Valéry.
Una de sus bellas inglesas importadas Lilys o Millys
Camina sobre sus rodillas.
Es como una línea de Paul Valéry.
Ahora ponte en cuatro patas, por favor.
Estamos ministros de Estado y también yo en chez Billy.
El liguero del ciervo atraviesa nuestro campo de visión
Y está allí esperando nuestra decisión.

Nuestra única decisión fue cómo cocinar la carne de venado.
Soy civilizado pero
Veo el silencio
Y escribo las palabras para el globito del pensamiento.
Cuando el bosque es del color de un macarrón,
Ciervo, la muerte se acerca.
Escribo sobre sus miradas en mis libros.
Escribo sobre el rabo que desaparece.
Escribo el celo.
El título es Poesía asesinada,
Y en el libro la poesía mata,
En el poema el venado acorralado llora, literalmente.
Poesía asesinada es el hallali en la avenida Paul Valéry.
Deshacerse de la poesía. Matarla.
Etiqueta en un frasco de pastillas. Advertencia: Matar matar matar: mata.
Su título es Poema que mata,
Del Libro de las Matanzas.
Las cabezas con sus cornamentas están todas llorando en las paredes.

John F. Kennedy está llorando en la pared.
Su lloroso hermano Robert llora allí cerca.
Martin Luther King, acorralado en Memphis, exhausto, comienza a llorar.
Su cabeza con cornamenta está llorando en la pared.
¡Demasiado es casi suficiente, por el amor de Dios!
Bobby Kennedy anuncia a una multitud nocturna
Que el Rey ha muerto, y después cita a Esquilo, y después es asesinado.
Matar matar matar mata, horroriza,
Los trofeos americanos cubiertos de lágrimas que adornan las salas americanas.


Frederick Seidel (1936, St. Louis, Missouri), "Ooga-Booga", 2006, Poems 1959-2009, Farrar, Straus and Giroux, Nueva York, 2009
Versión de J. Aulicino con J. Salvetti

* Calle de Londres, sede de las más distinguidas sastrerías
** Localidad histórica, colonia de escritores y antiguo puerto ballenero del estado de Nueva York


Kill Poem
Huntsman indeed is gone from Savile Row, / And Mr. Hall, the head cutter. / The red hunt coat Hall cut for me was utter / Red melton cloth thick as a carpet, cut just so. / One time I wore it riding my red Ducati racer -what a show!- / Matched exotics like a pair of lovely red egrets. / London once seemed the epitome of no regrets / And the old excellence one used to know / Of the chased-down fox bleeding its stink across the snow. // We follow blindly, clad in coats of pink, / A beast whose nature is to run and stink. / I am civilized in my pink but / Civilized is about having stuff. / The red coats are called "pinks". Too much is almost enough. / No one knows why they are. I parade in the air / With my stuff and watch the disappearing scut / Of deer. I am civilized but / Civilized is actually about too much. // I parade in the air / And wait for the New Year / That then will, then will disappear. / I am trying not to care. / I am not able not to. / A short erect tail / Winks across the winter field. / All will be revealed. / I am in a winter field. // They really are everywhere. / They crawl around in one's intimate hair. / They spread disease and despair. / They rape and pillage / In the middle of Sag Harbor Village. / They ferry Lyme disease. / The hunter's guns bring them to their knees. / In Paris I used to call the Sri Lankan servants "Shrees". / I am not able not to. / Winter, spring, Baghdad, fall, / Venery is written all / Over my like a rash, / Hair and the gash, / But also the Lehrer
NewHour and a wood fire and Bach. / A short erect tail / Winks across the killing field. / All will be revealed. / I am in a killing field. // I remember the chasse à courre in the forest in the Cher. / I remember the English thoroughbreds ridden by the frogs. / I remember weeping stag cornered by te dogs. / The stag at bay in the pond literally shed a tear. / A hunt servant in a tricorn hat waded out to cut its throat. / Nelson Aldrich on his horse vomited watching this. / The huntsman's heraldic horn sounded the hallali. / The tune that cuts off the head. L'hallali! / Back to the château to drink the blood. L'hallali! // I am in Paris being introduced at Billy's, // 1960, avenue Paul-Valéry. / One of her beautiful imported English Lillys or Millys / Is walking around on her knees. / It is rather like that line of Paul-Valéry's. / Now get down on all fours, please. / We are ministers of state and then there is me chez Billy. / Deer garter-belt across our field of vision / And stand there waiting for our decision. // Our only decison was how to cook the venison. / I am civilized but / I see the silence / And write the words for the thought balloon. / When the woods are the color of macaroon /Deer, death is near. / I write about looks in my books. / I write disappearing scut. / I write rut. / The title is Kill Poetry. / And in the book poetry kills. / In the poem the stag at bay weeps, literally. / Kill poetry in hallali on avenue Paul-valéry. / Get rid of poetry. Kill poetry. / Label on a vial of pills. Warning: Kill kill kill kills. / Its title is Kill Poem, / From the Book of Kills. / The antlered heads are mounted weeping all around the walls. // John F. Kennedy is mounted weeping on the wall. / His weeping brother Robert weeps nearby. / Martin Luther KIng, at bay in Memphis, exhausted, starts to cry. / His antlered head is mounted weeping on the wall. / Too much is almost enough, for crying out loud! / Bobby Kennedy announces to a nighttime crowd / That King has died, and then quotes Aeschylus, and then is killed. / Kill kill kill kills, appalls, / The American trophies covered in tears that deck the American halls.
Ilustración: Francis Barlow, Several Wayes of Hunting, Hawking and Fish ing According to the English Manner, Londres, 1671 Biblioteca de la Universidad de Toronto

2 comentarios:

  1. Sospeché que Mr Seidel inserta el pensamiento, lo que se le ocurre en el medio del asunto. "Desfilo en el aire
    Y espero el Año Nuevo
    Que llegará, que se irá".
    Más adelante la confirmación: "Y escribo las palabras para el globito del pensamiento"
    Los trofeos cubiertos de lágrimas. ¡Impresionante..!

    ResponderEliminar
  2. "Bequer pelaba la última golondrina"; "Y así debería ser el poema, como el vuelo y el grito del carancho", y así Seidel. Duros de matar. Gracias, Irene

    ResponderEliminar