viernes, enero 08, 2010

Frederick Seidel / Musa


A la Musa

Me había hecho un corte de pelo en Molé.
Y te llamé desde el primer teléfono en funcionamiento.
Estabas en lo alto sobre Park Avenue
Con algún problema adamascado en su biblioteca.

Vi al hombre aproximándose sin verme.
Sostuve el tubo y oí que los sirvientes te buscaban.
Lo vi agachado cerca del cordón, mientras pasaba el tráfico,
Esparciendo debajo de él unas hojas de diario;

Cuando se levantó, las dobló prolijamente
Y las llevó al cesto de basura de la esquina.
Del otro lado de la calle, las mesas de afuera de Mortimer's
Estaban tendidas para el almuerzo.
Ahora el maître hacía sentar a un primer cliente,

Mientras una mujer que empujaba un carrito de supermercado
Revolvía la basura en el cesto de basura que el hombre había usado,
Y el mayordomo finalmente regresaba
Al teléfono para decir que te habías ido.


Frederick Seidel (1936, St. Louis, Missouri), "My Tokyo", 1993, Poems 1959-2009, Farrar, Straus and Giroux, Nueva York, 2009

Versión de J. Aulicino con J. Salvetti


To the Muse
I'd had a haircut at Molé. / I called you from the first pay phone that worked. / You were high above Park Avenue / Having damask troubles in their library. // I saw the man approaching not see me. / I held the phone and heard the servants getting you. / I watched him squat in the street near the curb while the traffic passed, / Spreading under himself sheets of newspaper; // Which when he rose he folded neatly / And carried to the trash basket at the corner. / Across the street were Mortimer's' outside tables set for lunch, / Now the maître d' was seating an early customer, // While a woman pushing a shopping cart / Picked through the trash in the trash basquet the man had used, / And the butler finally came back / To the phone to say you had gone.

Foto: Seidel, 2009 Wyatt Mason / New York Times

De Seidel en este blog:
E-mail de un búho

5 comentarios:

  1. Pedro Donangelo08 enero, 2010 13:59

    Este Mr. Seidel no deja de asombrar. Una calle de sucesos mìnimos. Tiempos yuxtapuestos, ocurren cosas sin pausa, una dimensiòn opuesta a otra donde no hay nadie, donde el tiempo se clausura con un mensaje.
    "...finalmente regresó...que te habìas ido". Si olvidamos el título, se puede pensar en alguien real.

    ResponderEliminar
  2. pedro, no es que sea juez y hable por mis sentencias, pero no me gusta comentar lo que publico. en este caso, te diré que seigel es un descubrimiento tardío, quiero decir, en la edad no de los hallazgos sino de la exploración de lo hallado. me atrajo de ese poema lo mismo que a vos: el poema ocurre precisamente durante la ausencia de la musa, sea esta real o no.
    abrazo

    ResponderEliminar
  3. La realidad montada: qué maravilla leer a este poeta, Jorge. Te agradezco y felicito por tu esfuerzo, porque es claro que acá hay un esfuerzo enorme. Se consigue algo editado de él? Te agradecería el dato.
    Ignacio

    ResponderEliminar
  4. No sé, Ignacio, si se consigue en castellano, acaba de editarse la obra reunida en Nueva York
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. bonita secuencia!
    Feliz 2010 Jorge, para tí y tus musas...
    Urrus

    ResponderEliminar