lunes, junio 30, 2008

Hueco donde lo lleno


Eloísa Otero ha inaugurado una colección de libros digitales de poesía con el título Traviesas de Poesía. El primer libro editado es Razón de duelo, de José Miguel Marinas, "leonés, aunque por azar nació en Vitoria en 1948". 

V

entonces vi la obra de la causa del duelo:
un hacer continuo que borra voces,
presencias, pulsos, intensidades del rostro, respiraciones,
el peso del cuerpo
y el hilván de la risa

un desvivir que lleva el nombre de la vida,
que hace hueco donde lo lleno,
que mata el brillo de lo que brota

razón de duelo es el nombre de la definición de las cosas

José Miguel Marinas (Vitoria, 1948), Razón de duelo, "Razón", ediciones virtuales Traviesas de Poesía, España.

domingo, junio 29, 2008

Nessuna croce manca


San Martino del Carso
Valloncello dell' Albero Isolato, 27 de agosto de 1916

De estas casas
no ha quedado
más que algún
fragmento de muro

De tantos
que me querían
no ha quedado
ni siquiera eso

Pero en el corazón
ninguna cruz falta

Es mi corazón
la región más devastada


En memoria
Locvizza, 30 de setiembre de 1916

Se llamaba
Mojamed Shab

Descendiente
de emires de nómadas
suicida
porque ya no tenía
Patria

Amó la Francia
y cambió de nombre

Fue Marcel
pero no era francés
y no sabía ya
vivir
en la tienda de los suyos
donde se escucha la cantinela
del Corán
saboreando un café

Y no sabía
soltar
el canto
de su abandono

Lo he acompañado
junto con la patrona de la pensión
donde vivíamos
en París
en el número 5 de la rue des Carmes
marchito callejón en declive

Reposa
en el camposanto d' Ivry
suburbio que parece
siempre
en un día
de una
descompuesta feria

Y quizá sólo yo
sé todavía
que vivió

de L'Allegria
de Giuseppe Ungaretti.
Versiones de J. Aulicino


San Martino del Carso
Valoncello dell' Arbero Isolato, il 27 agosto 1916
Di queste case/ non è rimasto/ che qualche/ brandello di muro// Di tanti/ che mi correspondevano/ non è rimasto/ neppure tanto// Ma nel cuore/ nessuna croce manca// E il mio cuore/ il paese piú straziato

In memoria
Locvizza il 30 settembre 1910
Si chiamava/ Moamedad Sceab// Discendente/ di emiri di nomadi/ suicida/ perché non aveva piú/ Patria// Amó la Francia/ e mutó nome //Fu Marcel/ ma non era Francese/ e non sapeva piú/ vivere/ nella tenda dei suoi/ dove si ascolta la cantinela/ del Corano/ gustando un caffè// E non sapeva/ sciogliere/ il canto/ del suo abbandono// L'ho accompagnato/insieme alla padrona dell'albergo/ dove abitavamo/ a Parigi/ dal numero 5 della rue des Carmes/appassito vicolo in discesa// Riposa/ nel camposanto d'Ivry/ sobborgo che pare/ sempre/ in una giornata/ di una/ decomposta fiera//E forse io solo/ so ancora/che visse

No cerne duro da cidade


El martillo

Las ruedas rechinan en la curva de las vías
Inexorablemente
Pero yo salvé de mi naufragio
Los elementos más cotidianos.
Mi cuarto resume el pasado en todas las casas que habité.

Dentro de la noche,
En el cerne duro de la ciudad
Me siento protegido.
Desde el jardín del convento
Llega el chistido de la lechuza
Dulce como un arrullo de paloma.
Sé que mañana al despertar
Oiré el martillo del herrero
Batir corajudo su cántico de certezas.

Manuel Bandeira (Recife, 1886-Río de Janeiro, 1968)
Versión: J. Aulicino

O Martelo
As rodas rangem na curva dos trilhos/Inexoravelmente./Mas eu salvei do meu
naufrágio/Os elementos mais cotidianos./O meu quarto resume o passado em todas
as casas que habitei.// Dentro da noite /No cerne duro da cidade/ Me sinto
protegido./Do jardim do convento/ Vem o pio da coruja./Doce como um arrulho de
pomba./Sei que amanhã quando acordar/ Ouvirei o martelo do ferreiro/ Bater
corajoso o seu cântico de certezas.

sábado, junio 28, 2008

In un certo senso...

Giuseppe Ungaretti (Alejandría, 1888-Milán, 1970) fue entrevistado por Pier Paolo Pasolini (Bologna, 1922-Ostia, 1975) en este video del que carecemos de mayor data. Pasolini lo enfrenta -en tono de noticiero televisivo- con una cuestión "brutal, quemante": la homosexualidad. Ungaretti reflexiona acerca de la anormalidad general de la especie humana en tanto tal. Llevado al terreno de la transgresión de la norma en su vida íntima, Ungaretti responde: "... soy un poeta, en principio transgredo todas las leyes al hacer poesía... ahora soy viejo, entonces no respeto todas las leyes de la vejez demasiado, solo las leyes de la muerte..."




Vela
Cima Quattro, 23 de diciembre de 1915

Una noche entera
tirado cerca
de un compañero
masacrado
con su boca
rechinante
vuelta al plenilunio
con la congestión
de sus manos
metida
en mi silencio
he escrito
cartas llenas de amor

No estuve nunca
tan
aferrado a la vida.

Giuseppe Ungaretti, de L' Allegria, 1914-1919. Versión: J. Aulicino

Veglia -Cima Quattro il 23 dicembre 1915.
Un' intera nottata/ buttato vicino/ a un compagno massacrato/ con la sua bocca/ digrignata/ volta al plenilunio/ con la congestione delle sue mani/ penetrata/ nel mio silenzio /ho scritto/ lettere piene d'amore.// Non sono mai stato/tanto/attaccato alla vita.


En La poesia non è morta

American way of life


































En algún momento divagamos aquí acerca de que existe el género foto de teléfono -seguramente efímero, porque cuando los celulares se conviertan en auténticas cámaras, perecerán como teléfonos que sacan fotos de teléfono-. Dentro de ese género, ubicamos el subgénero "perspectiva de auto" para las fotos de teléfono tomadas desde un auto. El caso es que la perspectiva de auto ya era un género en sí mismo. Que se ejercita con cámaras comme il faut desde siempre... ¿cómo no lo pensé? Gracias al blog de Julián Gallo venimos a saber además que un fotógrafo llevó ese género a las cumbres. Andew Bush (1956) fotografió autos al paso en las calles y autopistas de California desde 1989 a 1997. No se cuidó ni de ser visto ni de apagar el flash y obtuvo un retrato de los Estados Unidos extraordinario. Si los objetos, ligeramente "extrañados", dicen algo sobre la esencia del mundo en que vivimos, y si a eso llamamos arte o poesía, he aquí un poemario o una serie pictórica increíble y real. Apunte socioecónomico al paso: aquel lugar común forjado por quienes viajaron o viajan a los Estados Unidos, acerca de que "los yanquis cambian de auto todos los años", se revela relativo (clic sobre las imágenes para ver detalles).

Dino Campana / de "Cantos órficos"


de II. Retorno

subo (en el espacio, fuera del tiempo)

El agua el viento
La sanidad de las primeras cosas
El trabajo humano sobre el elemento
Líquido - la natura que conduce
Estratos de rocas sobre estratos - el viento
Que juguetea en el valle - y sombra del viento
La nube - la lejana advertencia
Del río en el valle -
Y la ruina del contrafuerte - el derrumbe
La victoria del elemento - el viento
Que juguetea en el valle.
Sobre el larguísimo valle que sube en escalera
La casita de piedra sobre fatigoso verde:
La blanca imagen del elemento.
La telúrica melodía de la Falterona*. Las ondas telúricas

Dino Campana (Marradi, 1885 – Scandicci, 1932), "La Verna", Canti orfici
Versión de J. Aulicino.

* El monte Falterona y la campiña circundante, a la que se refiere Campana, son hoy el Parco Nazionale delle Foreste Casentinesi, Monte Falterona e Campigna, que se extiende en la Emilia-Romaña y en la Toscana, centro-norte de Italia. « Ed io: per mezza Toscana si spazia /un fiumicel che nasce in Falterona /e cento miglia di corso nol sazia » (Dante Alighieri, Divina Commedia, Purgatorio, Canto XIV)


II. Ritorno
salgo (nello spazio, fuori del tempo) /L’acqua il vento/ La sanità delle prime cose –/ Il lavoro umano sull’elemento/ Liquido – la natura che conduce/Strati di rocce su strati – il vento/ Che scherza nella valle – ed ombra del vento/ La nuvola – il lontano ammonimento/ Del fiume nella valle – / E la rovina del contrafforte – la frana/ La vittoria dell’elemento – il vento/ Che scherza nella valle./ Su la lunghissima valle che sale in scale/La casetta di sasso sul faticoso verde:/ La bianca immagine dell’elemento./ La tellurica melodia della Falterona. Le onde telluriche.

En Intratex

viernes, junio 27, 2008

Buenos Aires, urgente


Los poetas del Eje Cerealero estarían muertos.

Ezra Pound / Canto LXXXI, fragmento

En 1967 Pier Paolo Pasolini visitó a Ezra Pound. Un video que fue subido a Youtube testimonia el momento en que Pasolini le lee a Pound su propio poema, el Canto LXXXI, traducido al italiano.



El final del Canto LXXXI es éste:

"Sométete a ti mismo, entontes otros se te plegarán".
Arría tu vanidad.
Eres un perro abatido por el granizo,
Una urraca hinchada bajo el sol cambiante
Mitad negro mitad blanco
No distingues el ala de la cola
Arría tu vanidad
Qué atroces tus odios
Nutridos en falsedad
Arría tu vanidad
Pródigo en destrucción, avaro en caridad,
Arría tu vanidad
digo, arría

Pero haber hecho en lugar de no hacer
Eso no es vanidad
Haber golpeado con decencia
Para que un Blunt* abriera,
haber recogido del aire una viva tradición,
o de un fino ojo antiguo la inconquistable llama
eso no es vanidad
Aquí el error está todo en lo no hecho,
todo en la timidez que vaciló

Ezra Pound

*Wilfred Scawen Blunt (1840-1922), escritor y político inglés. Juega Pound con los significados "mocho", "sin punta" o "abrupto, poco delicado".

"Master thyself, then others shall thee beare"/ Pull down thy vanity/ Thou art a beaten dog beneath the hail,/ A swollen magpie in a fitful sun,/ Half black half white/ Nor knowst'ou wing from tail/ Pull down thy vanity/ How mean thy hates/ Fostered in falsity,/ Pull down thy vanity,/Rathe to destroy, niggard in charity,/Pull down thy vanity,/ I say pull down.// But to have done instead of not doing/ This is not vanity/ To have, with decency, knocked/That a Blunt should open/ To have gathered from the air a live tradition/ or from a fine old eye the unconquered flame/ this is not vanity./ Here error is all in the not done,/all in the diffidence that faltered

(El canto completo, en inglés, aquí -con links a las referencias que incluye-)

El tren, la cama


Cuántas veces la tentación
de subirse al vagón de un ramal
preciso para bajar
exactamente en cualquier estación
y ahí conocer la verdad supuesta
de las cosas, fundar una vida
sin sostenes
se disipa?
Planos superpuestos
de movimiento en el tren
expulsan al pasajero
por puertas o ventanas
Llegar a casa, al trabajo
nunca a destino
vuelve al destino
un nunca llegar

***

La gente frecuenta pequeñas salas
art nouveau o paseos
peatonales
así la tele
supone a Lisboa
un extraño en la vereda
gruñimos y no vamos a ver
hace mucho no pasamos
toda la vida en la cama

Gabriel Reches (Buenos Aires, 1968), de 6 series, ediciones Vox, Bahía Blanca, en proceso de edición.

jueves, junio 26, 2008

La vereda, la mesa


cerró por duelo el hospital de cerebros
y vos llorás sentado en la vereda

no me emociona verte así
sos un decálogo
de siete mandamientos sin cumplir.

***

intentaste un movimiento
que te salvara del horror que se construye
cuando no hay diferencia
entre el miedo y el miedo

en medio de la destrucción
eso que aún no tiene nombre
te deja sentada a esta misma mesa
diciendo las palabras que no querés oír.

Silvia Camerotto (Lomas de Zamora, 1959), 420 minutos de abstinencia, inédito.

¿La poesía se lee?

Buenos Aires.- La investigación permanente sobre la lectura de poesía en la Argentina y su difusión es el objeto del nuevo blog de Selva Dipasquale ¿Usted Lee Poesía?
El blog incluye una biblioteca de poesía y un cuestionario abierto a autores y lectores.
"Existe una creencia generalizada, a la que yo también adhiero -dice Selva-, de que el público lector de poesía es reducido y, también, que sus lectores suelen ser los propios poetas. Entonces, este espacio se propone investigar quiénes leen habitualmente poesía, quiénes no y porqué y, a la vez, difundir su lectura".

miércoles, junio 25, 2008

Míde-lo tempo


Dos poemas en gallego

Unha tórnase rara por non falar
—xa o di o Tractatus:
"o que na linguaxe se reflicte,
a linguaxe non pode representalo"—,
acumulando indicibles,
cousas pensadas,
estremantes
e orcelas.

(Una se vuelve rara por no hablar
–ya lo dice el Tractatus:
"lo que en el lenguaje se refleja,
el lenguaje no puede representarlo"–,
acumulando indecibles,
cosas pensadas,
colindantes
y líquenes.)

***

Míde-lo tempo.
Escribes
para manter a calma.

Escribes
e parece que non fas nada ruín
mais non estás onde tiñas que estar;
é coma se as verbas endexamais fosen tan boas
como para xustificar o acto.

(Mides el tiempo.
Escribes
para mantener la calma.

Escribes
y parece que no haces nada ruín
pero no estás donde tenías que estar;
es como si las palabras nunca fueran tan buenas
como para justificar el acto.)

Eloísa Otero (León, 1962), en Las afinidades electivas... (España)

Las versiones al castellano son de la autora para este blog.

martes, junio 24, 2008

Ezra Pound / Canto XLV: Con usura


Canto XLV

Con Usura

Con usura ningún hombre tiene una casa de buena piedra
cada bloque cortado suavemente y bien puesto
tal encanto puede arrobar su rostro,
con usura
ningún hombre tiene un paraíso pintado en la pared de su iglesia
harpes et luthes
o en donde la virgen reciba mensajes
y una aureola proyectada desde la incisión,
con usura
no ve el hombre Gonzaga a sus herederos ni a sus concubinas
ningun retrato es hecho para perdudar ni para vivir con él
sino que es hecho para vender, y vender rápidamente
con usura, pecado contra natura,
siempre es su pan no más que un duro andrajo
es su pan seco como papel
sin trigo de la montaña, sin harina fuerte
con usura la línea crece espesa
con usura no hay demarcación clara
y ningún hombre puede encontrar sitio para su morada.
El cortador de piedra es mantenido alejado de su piedra
el tejedor es mantenido alejado de su telar
CON USURA
la lana no llega al mercado
las ovejas no traen ganancias con usura
usura es una enfermedad, usura
embota la aguja en las manos de la criada
y detiene la sagacidad de la hilandera.
Pietro Lombardo no vino por usura
Duccio no vino por usura
no Pier della Francesca, Zuan Bellin, no mediante usura
fue "La Callunia" pintada.
No vino por la usura Angelico; tampoco vino Ambrogio Praedis,
ninguna iglesia de piedra señalada: Adamo me fecit.
Ni por usura St. Trophime
ni por usura St. Hilaire,
Usura oxida el cincel
oxida las artesanías y al artesano
Corroe el hilo en el tejido.
No hay ningún aprendizaje al tejer oro en estampado;
azur tiene una úlcera por la usura; carmín bordado se deshace
Emerald no encuentra a ningún Memling.
Usura asesina al niño en el útero
Asesina el cortejo del joven
ha traído parálisis a la cama, yaciendo
entre la joven novia y su novio
CONTRA NATURAM
Han traído putas para Eleusis
Cadáveres están sentados para el banquete
a instancias de usura.

Ezra Pound (Hailey, Idaho, 1885- Venecia, 1972), Cantos.

Versión de Mariana Aulicino




Canto XLV
With Usura
With usura hath no man a house of good stone /each block cut smooth and well fitting/that delight might cover their face, /with usura /hath no man a painted paradise on his church wall /harpes et luthes /or where virgin receiveth message /and halo projects from incision, /with usura /seeth no man Gonzaga his heirs and his concubines /no picture is made to endure nor to live with /but it is made to sell and sell quickly /with usura, sin against nature, /is thy bread ever more of stale rags /is thy bread dry as paper, /with no mountain wheat, no strong flour /with usura the line grows thick /with usura is no clear demarcation /and no man can find site for his dwelling /Stone cutter is kept from his stone/weaver is kept from his loom /WITH USURA /wool comes not to market /sheep bringeth no gain with usura /Usura is a murrain, usura /blunteth the needle in the the maid's hand /and stoppeth the spinner's cunning. /Pietro Lombardo came not by usura/Duccio came not by usura /nor Pier della Francesca; Zuan Bellin' not by usura /nor was "La Callunia" painted. /Came not by usura Angelico; came not Ambrogio Praedis, /No church of cut stone signed: Adamo me fecit. /Not by usura St. Trophime /Not by usura St. Hilaire, /Usura rusteth the chisel /It rusteth the craft and the craftsman /It gnaweth the thread in the loom /None learneth to weave gold in her pattern; /Azure hath a canker by usura; cramoisi is unbroidered /Emerald findeth no Memling /Usura slayeth the child in the womb /It stayeth the young man's courting /It hath brought palsey to bed, lyeth /between the young bride and her bridegroom /CONTRA NATURAM /They have brought whores for Eleusis/ Corpses are set to banquet/at behest of usura.

Ciencia y literatura


La mayor parte de las teorías de la ciencia se construyen, desde hace unos años, sobre la base de la metáfora....
(Agujeros negros en el blog de al lado)






Stephen Hawking, Kennedy Space Center, Florida, abril 26, 2007. Foto: Zero Gravity Corporation. En National Geographic News

Por un ratito, Señor...


Oración

Señor ya sabes mis cuidados con el butano y los grifos
todo lo cierro bien pero es difícil desentenderse
inspecciono la antena
las macetas con tantas criaturas que por debajo pasan
sufro mucho Señor
y aunque te agradezco no haberme hecho cirujano
ni conductor del autobús escolar
te pido que un ratito te quedes responsable
que aguantes todo esto mientras voy a un recado
y cualquier día no vuelvo.

Antonio Pereira (Villafranca del Bierzo, León, 1923), Meteoros. Poesía 1962-2006.
Ed.Calambur, Madrid, 2006. En Isla Kokotero

domingo, junio 22, 2008

El odio de Corso


Tengo 25

Con un amor una locura por Shelley
Chatterton Rimbaud
y la indispensable verborragia juvenil
ha pasado de oreja a oreja:
¡ODIO A LOS POETAS VIEJOS!
Especialmente a los viejos poetas que se retractan
que consultan a otros viejos poetas
que hablan de su juventud en susurros,
diciendo: -Hice aquello entonces
pero entonces era entonces
eso fue entonces -
Oh yo querría callar a los viejos
decirles: -Soy su amigo
lo que ustedes fueron alguna vez, a través de mí
volverán a serlo -
Luego a la noche en la intimidad de sus hogares
arrancaría sus lenguas exculpatorias
y robaría sus poemas.

Gregory Corso (Nueva York, 1930-Minessota, 2001). Versión de Silvia Camerotto.

I am 25
With a love a madness for Shelley /Chatterton Rimbaud /and the needy-yap of my youth /has gone from ear to ear: /I HATE OLD POETMEN! /Especially old poetmen who retract /who consult other old poetmen /who speak their youth in whispers, /saying: -I did those then/ but that was then /that was then- /O I would quiet old men /say to them: -I am your friend /what you once were, thru me /you'll be again- /Then at night in the confidence of their homes /rip out their apology-tongues/and steal their poems.

¿La Iglesia o el ruiseñor?


Difamaciones

A Pierpaolo Pasolini

Habría amenazado a un gasolinero
con la pistola cargada
con un proyectil de oro.
¡Cineasta y poeta, orfebre y ogro!
¿Qué contestar a esta demanda?:
¿el arma o su bala?
¿Qué reivindicar?:
¿la Santa Iglesia Romana
o el ruiseñor?*
Aquel tiro jamás disparado
atraviesa su obra
doblándola en un doble oxímoron,
fantástico fantasma
de violencia y piedad,
de sangre y laurel.

Valerio Magrelli, versión J. Aulicino. De Poesie e altre poesie, Einaudi, Turín 1996, en Circolo Culturale Albatross

Diffamazioni
A Pierpaolo Pasolini

Avrebbe minacciato un benzinaio
Con la pistola carica
di un proiettile d'oro.
Cineasta e poeta, orafo e orco!
Ma cosa contestare a quest'accusa,
l'arma o la sua pallottola?
Cosa rivendicare,
Santa Romana Chiesa o l'usignolo?
Quel colpo mai sparato
traversa la sua opera
piegandola ad un duplice ossimòro,
fantastico fantasma
di violenza e pietà,
di sangue e alloro.


* Alusión al libro de poesía El ruiseñor de la Iglesia Católica, de Pier Paolo Pasolini (foto).

sábado, junio 21, 2008

Il soffio crece, il buio è rotto

Paseo costero

El soplo crece, la oscuridad se rasga
a trechos y la sombra que proyectas
sobre la frágil cerca se ensortija. ¡Muy tarde

si quieres ser tú misma! De la palma
cae la rata, la centella está en la mecha,
en tus ojos de larguísimas pestañas.

Eugenio Montale, La bufera e altro, en Poesía completa, traducción de Fabio Morábito. Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, Barcelona, 2006.


Lungomare

Il soffio crece, il buio è rotto a squarci,
e l’ombra che tu mandi sulla fragile
palizzata s’arriccia. Troppo tardi

se vuoi esser te stessa ! Dalla palma
tonfa il sorcio, il baleno è sulla miccia,
sui lunghissimi cigli del tuo sguardo.

---
En Motetes, Minerva pregunta si el poema 7 puede ser una versión de "Lungomare". No es, pero aprovechamos la ocasión (dado que los Motetes forman parte justamente del libro Las ocasiones, de Eugenio Montale) para incluir la versión que acabamos de copiar de "Lungomare".


Poesías y otros textos (en italiano), imágenes y audio de Montale, aquí.

miércoles, junio 18, 2008

Deje ese llanto marica, quiere

Un suponer

Deje ese llanto marica, quiere. Lo que ha de ser
será... Digo, si acá va a ser, este lugar es oportuno
¿no le parece, secretario? Caaray, Flores, métale
leña que falta tiro
. Usted me habla de presentimientos
pero yo sé que hay más... una certidumbre, digamos.
Leña, leña, sargento, ¿no me entiende?...
Contra lo oscuro no conozco claridad suficiente
y para más, a quién le importa lo que diga
un encargado de posta... Palabritas, Ortiz,
palabritas, la canción de los flojos...
Y no lo digo por usted, secretario, sino
por esos cagatintas porteños. ¿O no se acuerda
de esos galerudos y caguetas? Ya los quisiera
ver frente a los cañoncitos del Manco. Se tiene
o no se tiene algo mejor que aire en la boca
para cruzar estas pampas. Vea el claror,
mire si esta ruina de sombra no tira todavía
con la fuerza del mundo. Así, Flores, así,
no le afloje al animal...
Si había sido blando,
amigo... ¿No comprende? Cada lágrima suya
trabaja la risa del enemigo. Deje de pensar,
cualquiera fantasía se vuelve manca pronto
y no doma la congoja. Malgasta vida, no más,
lo deja atado a fantasmas de catrera... Mire,
Ortiz, vea: este pedregal no se rasguea sólo
de palabra... La ilustración es música baldía.

Javier Adúriz (Buenos Aires, 1948), La verdad se mueve. Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2008.

martes, junio 17, 2008

Dichoso el ojo

En la mira

Dichoso el ojo que mira lo que mira
más dichoso aún aquello que es mirado
pues el iris expande la retina
y despoja de su velo lo velado
y se ve
se ve-la
se ve-la-imagen
imagen
en la fuente que se aclara
que sea clara
y es-tán-tan pero tan-tan
clara

que remueve la memoria de sus ruinas.


Salomón Villaseñor (Tzitzio, Michoacán, 1964), en Periódico de poesía

domingo, junio 15, 2008

Un heresiarca bonaerense

¡Molto piú avanti!

Los que vierten sus lágrimas amantes
Sobre las penas que no son sus penas;
Los que olvidan el son de sus cadenas,
Para limar las de los otros antes;

Los que van por el mundo delirantes,
Repartiendo su amor a manos llenas,
Caen, bajo el peso de sus obras buenas,
Sucios, enfermos, trágicos..., ¡sobrantes!

¡Ah! ¡Nunca quieras remediar entuertos!
¡Nunca sigas impulsos compasivos!
¡Ten los garfios del odio siempre activos,
Y los ojos del Juez siempre despiertos!...

¡Y al echarte en la caja de los muertos,
Menosprecia los llantos de los vivos!


Almafuerte (Pedro Bonifacio Palacios), San Justo, 1854-La Plata, 1917. En Biblioteca Digital Argentina. Fuente: Almafuerte, Poesías, Buenos Aires, Editorial Tor, 1942.

---

Jorge Luis Borges escribió, en 1962, que desde treinta años antes lo visitaba una "teoría de Almafuerte"; la teoría queda esbozada ese año en el prólogo a Prosa y poesía de Almafuerte, Eudeba, Ediciones del Siglo y Medio; es una vindicación del poeta bonaerense basada en la idea de que su obra consiste en una apostasía, que se apoya en el convencimiento de que la felicidad no está en el plan de Dios, y aun que la infelicidad es deseable. Cita Borges a Almafuerte: "El estado perfecto del hombre es un estado de ansiedad, de anhelación, de tristeza infinita". La felicidad y la virtud merecen el desprecio: "Yo repudié al feliz, al potentado / al honesto, al armónico y al fuerte... / ¡porque pensé que les tocó la suerte / como a cualquier tahúr afortunado!". Almafuerte va más allá de eso, funda una moral herética que condena el perdón "por lo que hay en él de pedantería, de condescendencia altanera, de temerario Juicio Final ejercido por un hombre sobre otro". Dice Borges: "A principios de la era cristiana, en el Asia Menor o en Alejandría, [Almafuerte] hubiese sido un heresiarca ... El destino le deparó los suburbios de la provincia de Buenos Aires; lo redujo a los años 1854-1917; lo rodeó de tierra, de polvo, de ranchos de madera, de comités de compadritos ni siquiera iletrados". Borges observa en particular el poema "El misionero" y las "Evangélicas". Los "Sonetos medicinales", serie de la que forma parte el aquí publicado, sintetizan, a mi juicio, el repudio de Almafuerte al amor y la piedad como trampas diabólicas. Cada soneto está titulado con una exhortación irónica. Señalan éstas el avance hacia la purificación a través de valores considerados universalmente negativos.

sábado, junio 14, 2008

La poesía se impone

La encuesta "¿Cómo reconoce un poema?" finalizó con 10 de los 29 votos emitidos en favor de la opción: "Porque se me impone". Esto es 34 por ciento. La mitad de esas cifras (5 votos que representan 17 por ciento) fue para la opción: "Por la originalidad de las asociaciones".
La emoción como instrumento de medición tuvo 3 por ciento, igual que la "atmósfera".
Todas las opciones, menos una, apelaban a la subjetividad del receptor o lector. Esa única posibilidad técnica, absolutamente impersonal, el ritmo, mereció 2 votos, 7 por ciento del total.
¿Qué significa que la poesía se impone como tal, o que se reconoce por la presencia de un mundo físico en ella, o por la originalidad de las asociaciones, o por la emoción que causa? Que muy diversas cosas pueden ser llamadas poesía.
No se pretendió hacer trampa en este cuestionario. El administrador del blog podría ofrecer más opciones, pero ninguna se le ocurre que no recurra al orden subjetivo. La trampa ha sido tendida mucho antes, por el romanticismo, por la poesía kantiana. Hasta bien avanzada la civilización europea, la poesía era seguramente todo aquello que cantaba. La calidad dependía casi enteramente de metros y recursos rítmicos diversos; de la armonía general de esa estructura. Una pieza lírica o épica tenía más o menos entusiastas según ideas y asociaciones, pero ideas y vínculos firmemente sujetos a esos patrones rítmicos y estructurales. El ingenio, la rareza del asunto, la índole extraña de las asociaciones fueron jugando cada vez más un papel preponderante. Sin embargo, en el romanticismo y mucho más acá, metros, acentos, rimas, aliteraciones, resultaban todavía decisivos en la consideración de un poema.
Desde el romanticismo a esta parte, el ritmo sostenido, eufónico, dejó de verse como un elemento insustituible, sino para disfrutar, al menos para reconocer un poema.
La mayor o menor proximidad a lo indecible, la presencia del noúmeno kantiano, o al menos, lo que no puede ser dicho de otro modo, parecen ser lo que dan al poema su calidad de tal. Por eso el poema "se impone": como un mundo necesariamente incompleto, pero un mundo; de cuya existencia es imposible dudar. Esta existencia sólo puede ser medida subjetivamente, aunque para el receptor sea tan evidente como la de un objeto concreto que se sostiene ante la vista. ¿La calidad? Depende completamente de esta apreciación, se me ocurre.
----

Resultado de la encuesta
"Cómo renoce un poema"

Por el ritmo 7% 2
Por las ideas 7% 2
Por la atmosfera 10% 3
Por la originalidad de las asociaciones 17% 5
Por la presencia de un mundo fisico 7% 2
Por las alusiones a la epoca 3% 1
Por la inocencia 0% 0
Porque se le impone 34% 10
Porque emociona 10% 3
Porque no se entiende 3% 1

29 votos total

jueves, junio 12, 2008

Hube de punzar


Tatuaje I

No uses pincel de cera,
ni pelo de conejo;
procura lo más suvae: bigote de ratón o cabello
de niño.
Severo Sarduy

Enemistada con la vida
que ofrecía tanto,
vaciada,
dispuesta a reír,
a dar algo
hube de hacer las cosas
trastrocando
girando un escalpelo
mojado en tinta hube
de limar
punzar
un dibujo
expresionista.
Si la espalda fuera más condescendiente,
si mi enojo con la vida
fuera más liviano... por qué hube
de elegir un estilo
tan antiguo, un dibujo
tan dolido y
raro.

Irene Gruss (Buenos Aires, 1950), La mitad de la verdad. Obra poética reunida 1982/2007, Ediciones Bajo la Luna, Buenos Aires, 2008.

miércoles, junio 11, 2008

Desdícete, Hölderlin

Le digo a un gran poeta

Holderlin,
a tu mamá nuna carta le dijiste,
¿recuerdas?, "todo lo alcanza el amor". Escribiste eso y hoy
desdícete, por favor te lo pido, Holderlin,
pues quise detener lo que huía
con palabra a mujer y no alcancéla.

Es por eso me duele haber creído
lo tan absoluto que escribiste
y tan serio en mi que speranzado
corrí tras el amor a lo tonto
cayéndoseme la baba.

¿Es que mentiste?
Sea como sea desdícete, Holderlin,
así ningún pobre namorado en desgracia
se largue al infinito con todo
y sufra como yo destrozo de alas.

Caballazo a la sombra, 1998


Tratamiento de la gripe

El hombre se ha hecho para sufrir
y no llorar por más que le pegue azotes la vida,
decían los antiguos.
Entonces cuando se le da una gripe
hay que dejarlo solito que se defleme,
no entregarlo al méico ni ofrecerle aspirina.

No irle con tesitos de chachacoma o jarilla
ni andarle palpando la frente. Déjenlo
hasta que decidan los viros
qué van a hacer con él.

Abrigarlo bien sí
para que sude los venenos.
¿Y si la fiebre le sube a mucho?
Ah, en cuanto se complique,
mirarlo al enfermo con respeto,
desde prudente distancia
e ir pensando en lo más pior,
pero sin hacer aspamento
porque temprano o tarde todo bicho viviente
estira la pata y se acabó el cuento.

Aguaiten, 2000

Jorge Leonidas Escudero (San Juan, Argentina, 1920) 

Poesía encontrada

Yo ruego á VM encarecidamente
que para poder partiír en el asumto,
se sirva sacarme de este laberinto,
y me mande como puede quanto sea
de su maior satisfaccion y agrado;
quedando como siempre a la disposizion
de VM para servirle a su agrado.

Dios Guarde su vida los muchos
años que deseo y nezesito.


Manuel Rodríguez, Zaragoza, 10 de agosto de 1756. Documentos etnohistóricos, Juan José Nieto.

martes, junio 10, 2008

Un sonno che addestri con i sonniferi

con gestos prudentes
levantas la vajilla, el azúcar,
maniobras con tacitas descontentas.
el verano todavía se demora.
el afán escondido
entre rubios flecos
es un sueño
que amansas con somníferos.
suspiras.
imaginas cosas que te han escamoteado,
estaciones no llegadas
y, en tanto, te quedas absorta
con la mirada
sobre tenaces ventanales.

Piergiorgio Viti, en Nomadi MondiVersión de J. Aulicino


con gesti prudenti
recuperi il vasellame, lo zucchero,
destreggi tazzine scontente.
l'estate ancora si attarda.
l'affanno nascosto
tra bionde frange
è un sonno
che addestri con i sonniferi.
sospiri. immagini cose sottratte,
stagioni non pervenute
e intanto resti impigliata
con lo sguardo
sulle tenaci vetrate.

lunes, junio 09, 2008

La poesía no se vende

El 32 por ciento de los votos de la encuesta "La poesía no se vende" * (ver al pie del blog) fueron para la opción "porque la poesía no se vende". El título de la encuesta, y esta primera opción, componen la totalidad de un poema de Guillermo Boido (Buenos Aires, 1941):

la poesia no se vende
porque
la poesía no se vende

(Poemas para escribir en un muro, Schapire Editor, Buenos Aires, 1975).

La segunda opción más votada (24 por ciento) fue "porque se enseña mal". En tercer lugar, cada una con 20 por ciento de los votos emitidos, quedaron "porque no tiene buenos vendedores" y "porque no tiene ojal".
En mi opinión, esta encuesta rimada, en este mínimo universo de 25 votantes lectores de blogs, en principio lectores de poesía, y quizá, la mayoría, autores, pone en primer plano la idea de que la poesía no es de esencia dual, como todos los objetos en el mundo económico según la doctrina marxista: es decir, tiene valor de uso pero no valor de cambio. El poema de Boido es en cierto sentido postrero: se publicó meses antes del golpe de Estado de 1976, en un libro que me parece el epítome de las primeras experiencias y bordes poéticos de una generación. Ahora parece seguir sugiriendo que la conciencia de la poesía no puede ser comprada: la poesía no se contrata, no se pone al servicio, no se corrompe. Pero además, hoy, cuando el concepto de mercado es tan vapuleado, se ampliaría su significado: la poesía es todo aquello que obra por fuera del mercado. Y esto supone un fuera del mercado, una instancia improbable.
Por esto, tal vez, la segunda opción más elegida fue "se enseña mal": si se educara en comprender y experimentar la poesía, ésta tendría mejor suerte en las librerías. Creo, no estoy seguro, me parece, que en este caso los votantes piensan tanto en que la poesía no se vende como en que la poesía no se lee. Como si de una cosa dependiera la otra (y tal vez es así).
Si de la venta depende la lectura de la poesía, una lectura más extendida, entonces se entiende una de las dos terceras opciones más votadas: "no tiene buenos vendedores", vendedores que comprendan cómo debe instrumentarse el marketing y cómo conformar un nicho del mercado, un "ambiente de negocios" de la poesía.
Por último, y seguramente por las mismas razones que movieron a votar la primera opción, 20 por ciento de los votos fueron para el polivalente "no tiene ojal", que puede significar:

no es una flor;
no se refiere a nada;
nunca abrocha;
no es un botón.

No dejaría de prestar atención a la opción que recibió 12 por ciento de los votos: "se amontona". ¿Hay mucha producción? ¿O más bien, nadie que "enseñe" y sepa distinguir lo bueno de lo regular, un buen "vendedor", una crítica especializada?

-----
* 25 votantes emitieron 31 votos

domingo, junio 08, 2008

Fotos de teléfono

























































































Los celulares son teléfonos que sacan fotos. Así que las fotos de los celulares son "fotos de teléfono". La industria y la tecnología han logrado un artefacto material y también un artefacto literario: "fotos de teléfono". Algo así como "fotos de voz".
Para quien no conociera los celulares que sacan fotos, esto sonaría tan extraño como "foto de aspiradora" o "foto de lavarropa". "¿-Le sacaste una foto al lavarropa? -No, el lavarropa saca fotos. Sus fotos son entonces fotos de lavarropa." Ha nacido un nuevo género.
¿Tienen características especiales las fotos de teléfono? ¿Hay una subjetivad del teléfono -o de la heladera, o del lavarropa-? Me da la impresión de que sí. Las fotos de teléfono se ven de otro modo. "Porque las cámaras de teléfono no tienen muchos megapixeles", me dijeron. ¿Y? Es lo mismo que si me dijeran que para sacar tal o cual gris, Velázquez mezcló blanco y negro en tales y cuales proporciones. ¿O lo que me dijeron es que simplemente el teléfono saca fotos defectuosas? Tan defectuosas, en otro sentido, como la pintura respecto de la fotografía clásica. Para mí, tienen otra luz, y otra perspectiva. Desde el ya el foco es siempre el mismo, la profundidad, la misma, pero alguien los ha ajustado en la máquina y toda imagen pasa por este rasero, igual que la luz por el suyo. Eso es un modo de ver las cosas, ¿no?
Desde un auto las fotos suelen ofrecer algo que tautológicamente definiremos como "perspectiva de auto" o "visión de auto". Sumada la foto de teléfono a la perspectiva de auto, tal vez se logren fotos de otro género. Pero admitamos las fotos de teléfono con perspectiva de auto como un subgénero de las fotos de teléfono, por ahora.
Aquí puse algunas muestras de fotos de teléfono con y sin perspectiva de auto, para que alguien me ayude a establecer claramente, y sin la menor duda, las jerarquías que corresponden.

sábado, junio 07, 2008

Junto al vidrio

El poema de Lira que se publica más abajo desencadenó lo que sigue -¿coincidencias, remembranzas, ficción?- en el blog de Aníbal Cristobo (prefiero pensar en una ficción de Cristobo, no en que conocí, y olvidé, a Jamie Kopter):


157/366 : jorge, júlio, jamie
Jueves, 05 de Junio de 2008, 11:21:39 a.m.
ME HIZO GRACIA QUE APARECIERA AULICINO (Jorge) en mi Bandeja de Entrada justo ahora que andaba con las traducciones de Kopter (Jamie) porque fue él quien me lo presentó, hace algún tiempo. Pero Auli quería hablar de Lira (Júlio), un poeta brasileño. Además, en los últimos días había estado releyendo un poema (de Jorge), que es el que sigue aquí:
[el poema fue omitido por el editor de este blog; para verlo, ir aquí]

Ahora bien, sucede que Jorge lleva un blog (...) y le había gustado un poema de Júlio. Pregunta si lo puedo traducir. Me pregunto lo mismo, después de este intento:
[ver En la neblina]

ESA ES MI VERSIÓN DEL PORTUGUÉS AL CASTELLANO. Queda suelto, para completar esta trilogía, el brevísimo poema de Kopter que Aulicino me envío hace un par de años:

DEL OTRO LADO DEL VIDRIO

El semblante de aquel hombre que mira caer la lluvia puede ser descrito de infinitas formas, y esa ventaja -arrogada en el nombre de la literatura- llevará a uno a escribir algo sobre su mirada meláncolica, y a otro a arriesgar sobre una secuencia numérica (3, 6, 11) formándose cuidadosamente en su conciencia. ¿Qué uso tienen esas cifras, y qué uso esas falsas hipótesis?

Sin apenas mirarlo, una mujer se acerca luego de bajar las escaleras. Oye apenas su respiración, sin atender a ese, ni a ningún otro detalle: "realmente pensás eso?", le pregunta.-

Aníbal Cristobo (Buenos Aires, 1971).

Cristobo coordina en Brasil el blog As escolhas afectivas, armado a semejanza de Las afinidades electivas / Las elecciones afectivas, de la Argentina.

En la neblina


en la neblina, angelopoulos

atrás de la neblina
hay una casa
lo sé
no la ves:
aparece apenas la cerrazón
apenas un día
en que nada se ve
más allá del suelo donde pisamos:
pero ya es mucho
y lo sé
y oigo:
algún vecino
-tal vez ciego-
toca en el acordeón
una historia triste de amor:
también por eso
lo sé –
y algún radar primordial
sostiene tal certeza:
atrás de la neblina
hay una casa

Júlio Lira (Fortaleza, 1959), en As escolhas afectivas 
Versión de Aníbal Cristobo, para Otra Iglesia es Imposible


na neblina, angelopoulos
atrás da neblina/há uma casa/eu sei/você não vê:/aparece apenas a cerração/apenas um dia/em que nada se vê/além de nós mesmos/e o chão onde pisamos:/mas já é muito/e eu sei/eu ouço:/algum vizinho/- talvez cego -/toca na sanfona/uma história triste de amor:/também por isso/eu sei -/e algum radar primordial/ sustenta tal certeza:/atrás da neblina/há uma casa

viernes, junio 06, 2008

Ultra


Toda gran afirmación necesita una negación, como dijo, o se olvidó de decir, el compañero Nietzche… Nuevos poemas tienen la contextura escueta y decisiva de los marconigramas.

Jacobo Surida – Fortunio Bananova – Juan Alomar – Jorge Luis Borges (Baleares, 1921)
Artes Poéticas


marconigrama.
(De G. Marconi, 1874-1937, físico italiano inventor del telégrafo sin hilos, y -grama).

1. m. Despacho transmitido por la telegrafía o telefonía sin hilos, radiograma.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Kodak


Las amigas de mi abuela

Ibamos a verlas
los días de los muertos,
cuando la muerte no dolía.
Mi madre (que era hermosa y usaba
tacos altos) nos llevaba de la mano,
se pintaba la boca. Hablaban piamontés,
la palabra cerrada en la garganta a gritos.
Nos ponían vestiditos blancos de piqué
y volvíamos con olor a gladiolos,
a margaritas. Tenían una casa oscura
las amigas de mi abuela, y el tamaño
de un hombre. Ellos en cambio
eran flacos, frágiles como niñas:
se llamaban Geppo, Vigü,
Gennio, Chiquinot.

María Teresa Andruetto (Arroyo Cabral, 1954), Pavese/Kodak, Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2008.

lunes, junio 02, 2008

Salvaje lejanía


Ama al cisne salvaje


Ama tus ojos que pueden ver,
tu mente que puede oír
la música, el trueno de las alas,
ama al cisne salvaje.
Robinsons Jeffers



No intentes posar tus manos sobre su inocente
cuello (hasta la más suave caricia le parecería el
brutal manejo del vértigo).
No intentes susurrarle tu amor o tus penas
(tu voz lo asustaría como un trueno en la mitad de la noche).
No remuevas el agua de la laguna no respires
Para ser tuyo tendría que morir.

Confórmate con su salvaje lejanía
con su ajena belleza
(si vuelve la cabeza escóndete entre la hierba).
No rompas el hechizo de esta tarde de verano.
Trágate tu amor imposible.
Ámalo libre.
Ama el modo en que ignora que tú existes.
Ama al cisne salvaje.

Luis Rogelio Nogueras (La Habana, 1944-1985), en Cuba Literaria.



Sólo me tocó en suerte


Isla

Aunque estoy a punto de renacer,
no lo proclamaré a los cuatro vientos
ni me sentiré un elegido:
sólo me tocó en suerte,
y lo acepto porque no está en mi mano
negarme, y sería por otra parte una descortesía
que un hombre distinguido jamás haría.
Se me ha anunciado que mañana,
a las siete y seis minutos de la tarde,
me convertiré en una isla,
isla como suelen ser las islas.
Mis piernas se irán haciendo tierra y mar,
y poco a poco, igual que un andante chopiniano,
empezarán a salirme árboles en los brazos,
rosas en los ojos y arena en el pecho.
En la boca las palabras morirán
para que el viento a su deseo pueda ulular.
Después, tendido como suelen hacer las islas,
miraré fijamente al horizonte,
veré salir el sol, la luna,
y lejos ya de la inquietud,
diré muy bajito:
¿así que era verdad?

Virgilio Piñera (Cárdenas, 1912-La Habana, 1979), en Poesía cubana contemporánea.

de la Tribu

Carne de mi Carne
/ tercera temporada/

leen en escena
Samanta Schweblin/Rodolfo Edwards/Irene Gruss
Martes 10 de junio, 21.00 Bar de La Tribu [Lambaré 873] Buenos Aires
Entrada gratis

Sobre el ciclo, aquí

domingo, junio 01, 2008

"Che, Aulicino..."

"(Ché, Aulicino, si estás leyéndonos, publíquenos este poema encontrado.)"


No hay que olvidarse que la tierra,
que es un objeto como ese ropero
o como estos anteojos,
un día va a terminar
y entonces ya no quedará
rastros de nada.

Palabra de Bioy: conversaciones con Sergio López/ Emecé, 2000. Buenos Aires"

Andrés Hax, Futoratronics

Las afinidades, los procedimientos

El blog "Las afinidades electivas. Las elecciones afectivas" acaba de reproducir la nota "Poesía argentina en la red", de Ana Porrúa, publicada en el último numero de la extinta revista Punto de Vista (disponible en la versión digital de esa publicación).
Porrúa dedica gran parte de su análisis justamente a "Las afinidades..." y al blog "La infancia del procedimiento". "Las afinidades..." acoge el texto de Porrúa en un significativo juego de espejo.
Vamos directo: a Porrúa no parece gustarle ese blog. Tampoco el otro. De ambos dice: "Exponer el presente: el presente no es en este caso sólo lo que se está produciendo, los novísimos, aunque la mayor parte de los publicados en 'Afinidades' y en 'La infancia' sean poetas muy jóvenes. El presente es, más bien, la apuesta a la simultaneidad que permite internet cuando simultaneidad se transforma en desjerarquización y en mezcla."

Inferencia

En lógica tradicional, la deducción a partir de una sola premisa se llama inferencia y se considera una excepción al procedimiento: "Nieva, ergo hace frío"; o bien: "El diablo existe; ergo, Dios también". Pero no hay inferencia pura, todas entrañan otras premisas: "El congelamiento del agua se debe a las bajas temperatura; la nieve es producto del congelamiento de agua suspendida en la atmósfera; por eso, si nieva, hace frío"; o: "El diablo existe; lo reconocemos como lo opuesto a Dios; por lo tanto Dios existe". En el siguiente párrafo de Porrúa hay una inferencia con premisas ocultas, y un dato que no tuvo en cuenta y hubiese desbaratado el razonamiento(aunque las premisas ocultas permancerán como tales, seguramente):
"En los poetas del núcleo inicial de Diario de Poesía que participan del blog se dan movimientos disímiles; Freidemberg elige mencionar sólo al pampeano Juan Carlos Bustriazo Ortiz, un poeta que no mucha gente conoce y que se ha transformado en los últimos años en escritor de culto; así Freidemberg es el que da a conocer lo que debería conocerse; Jorge Aulicino y Fondebrider, extrañamente, no arman una tradición con un pie fuerte en el pasado. El primero menciona a Padeletti y el segundo a Javier Adúriz y las listas se completan con poetas pares y otros que comenzaron a publicar con posterioridad pero que podrían leerse como puntos de inflexión o nuevos desarrollos de una poética propia, Casas, Villa y Durand en el caso de Aulicino; Laura Wittner o Raimondi, en el de Fondebrider (de los compañeros de Diario de Poesía, uno menciona a Martín Prieto y el otro a Daniel García Helder, como si se repartiesen las variantes de un mismo movimiento). En uno y otro caso, se arma el propio campo poético, una zona más o menos homogénea como si algo hubiera comenzado en los 80 en la poesía argentina casi desde la nada."
El dato que Porrúa no ha tenido en cuenta -la elisión le permite así sugerir la conclusión: "como si algo hubiera comenzado en los 80 en la poesía argentina casi desde la nada"- es que el blog "Las afinidades..." pide a cada participante poemas, una descripción de su poética y la mención de algunos poetas, a los que a su vez se les pedirá lo mismo, y a los que éstos nombren se los convocará con idéntico requerimiento, y así. El mecanismo, si mal no entiendo, tiene el propósito de ver cómo se traman en el presente, y simultáneamente, las poéticas, de acuerdo con un procedimiento inventado en el campo de la sociología. De modo que yo no hubiese podido mencionar a Joaquín Giannuzzi, por ejemplo, ni a Alberto Girri, a Raúl González Tuñón o a Juan L. Ortiz, porque todos ellos están muertos.
A mi juicio, la poesía de los 80 no nació desde la nada, y sólo pude, dentro de las reglas de juego en "Las afinidades...", nombrar a un solo poeta "afín" de los que comenzaron a publicar mucho antes, Hugo Padeletti.
Los 80 no nacieron desde la nada, ni el grupo ni la poesía del grupo de los editores de Diario de Poesía en esos años. Para verificar esto, basta con ojear la colección de ese periódico; en particular, los números publicados en los 80. Y ver lo que en distintos sitios, publicaciones en papel y virtuales, Freidemberg, Fondebrider y yo escribimos acerca de autores anteriores a los 80, acerca de la tradición, acerca de poéticas, etc. La lectura que hizo Porrúa del blog "Las afinidades..." es, en general, incorrecta, y por eso ha juzgado erróneamente las elecciones de los antedichos.

Inducción

En lógica, la inducción sigue el camino opuesto a la deducción: va de lo particular a lo general; permite hilar una serie de premisas particulares para elaborar una conclusión que las abarque. El estudio moderno de la lógica indica que en los casos de inducción las proposiciones finales deben tomarse como sólo probables.
Porrúa induce que la ausencia de algunos nombres de los blogs analizados es una "estrategia":
"También puede abordarse 'Afinidades' por las ausencias, que además se repiten en 'La infancia'. Más allá de razones de índole personal, se puede leer un gesto en ciertos casilleros vacíos: Daniel García Helder, Sergio Raimondi, Alejandro Rubio, Daniel Durand, Martín Gambarotta. Pienso esto en relación a otros movimientos que presentan a través de estos nombres, o más bien de sus producciones, un núcleo fuerte y a la vez compacto de la poesía argentina de los últimos años."
Porrúa admite que se trata de una hipótesis (que por lo demás, justamente, sólo puede emitirse "más allá de las razones de índole personal"). Pero la autora insiste: "Es plausible pensar, entonces, que decidan no participar tanto en una muestra que admite la desjerarquización y la mezcla como principios, como en la que incluye poéticas o más bien autores que están en las antípodas de su ideología poética."
No me ocupé de investigar por qué los autores mencionados no están en esas muestras. Debió hacerlo Porrúa.
En lo que a mí respecta, me gustaría esclarecerme acerca de qué jerarquía debería establecerse en cualquier sitio de poesía, en cualquier revista en papel, en cualquier experimento como el de "Las afinidades..." Y, por otra parte, qué disvalor implica la "mezcla".

Si comincia da qua...



Fecha

Por aquí se comienza,
luz de estrella muerta
venida de un pretérito presente.
Su hoy es el ayer, luz-despojo,
memoria de un ultratumba cotidiano.

Valerio Magrelli (Roma, 1957), Epígrafes para la lectura de un diario. Traducción y prólogo: Guillermo Piro. Edición bilingüe. Ediciones Bajo la Luna, Buenos Aires, 2008.

Data

Si comincia da qua,
luce de stella morta
giunta de un trapassato presente.
Il suo oggi è lo ieri, luce-salma,
memoria de un oltretomba quoatidiano.